Jóvenes evangélicos: “Más que una religión, es una relación”

Un estudio del Conicet reveló una merma en los fieles católicos y un aumento de evangélicos. Unidiversidad habló con algunos de ellos sobre por qué lo son y qué sienten respecto del catolicismo.

Jóvenes evangélicos: "Más que una religión, es una relación"

Foto: www.celag.org

Sociedad

Unidiversidad

Mariano Rivas

Publicado el 22 DE NOVIEMBRE DE 2019

En Mendoza, la religión católica sigue siendo la hegemónica. Sin embargo, la “Segunda encuesta sobre creencias y actitudes religiosas en Argentina”, divulgada por el Conicet esta semana, reflejó una tendencia: los católicos están disminuyendo, mientras que los fieles de otros cultos son cada vez más. El segundo en cantidad de personas es el cristianismo evangélico.

No es la primera vez que hablamos en Unidiversidad del evangelicalismo, pero en esta ocasión les preguntamos a las personas jóvenes que viven esta religión por qué la eligieron y qué la distingue de las demás, es decir, aquello que llama la atención y motiva al resto a unirse a este culto que en Mendoza ya representa al 14,5 % de la población.

Una iglesia cercana e inclusiva

La primera distinción en la que coinciden es que no ven al movimiento evangélico como una religión propiamente dicha, sino como una “manera de relacionarse” con la deidad en la que creen. “Creo que ser cristiano no hace referencia a ir o no a un edificio los domingos, creo que va más allá, es una forma de vida”, diferencia Julieta Díaz (22).

La palabra “relación” se repite en todos los testimonios e incluso es lo primero con lo que se identifican una vez hecha la pregunta. Del otro lado, la burocracia, distancia y rutina que ven en la Iglesia Católica. Esto es porque en las iglesias evangélicas se fomenta la participación en el rito de todos los fieles, y de hecho existe una suerte de movilidad jerárquica: mientras más años se pasa en la iglesia, es normal que las responsabilidades aumenten. Cualquiera puede predicar en una reunión o culto (el equivalente a la misa católica) y cualquiera puede subir al púlpito del pastor a leer un extracto de la Biblia o a orar.

Matías Guardia (23) tenía 18 años cuando lo evangelizaron. Bautizado como católico al nacer, como la mayoría de los argentinos y argentinas, fue recién con la mayoría de edad cuando conoció “de otra manera” a Dios. “Fue un encuentro, una relación”, cuenta el joven. También Gimena Bonnardel, de 32 años, diferencia la religión (“algo chato”) de lo que es tener una relación con Dios. “La gente está cansada de la religiosidad”, sostiene.

La encuesta del Conicet muestra que esta visión del catolicismo como algo anticuado también se refleja en los segmentos etarios. En las personas de más de 65 años, los evangélicos son el 9,5 %, y los católicos, el 81,5 %. Si tomamos personas de 18 a 29 años, los respectivos porcentajes son el 19,9 % y el 52,5 %.

Una reunión en una iglesia evangélica de Capital (Foto: Ariella Pientro / Unidiversidad)

¿Qué es tener una relación con Dios? “Cuando uno disfruta la compañía de alguien, la quiere ver seguido —explica Julieta—. A mí me encanta ir al Parque y prácticamente voy la misma cantidad de veces a la semana que a la iglesia. La iglesia es un edificio común, que en las noches seguramente esté lleno de cucarachas, no es que está la presencia de Dios o que hay un humo especial en ese lugar. La gente va porque disfruta estar ahí, compartir con el otro, saber que no se trata de una cuestión de doctrinas, sino de la manera diversa en la que él nos forma. No hay una regla general. De lo contrario, es religiosidad”. 

Para Matías, las iglesias evangélicas engrosan su feligresía porque hacen sentir útiles a sus miembros: “Todos pueden participar, interceder e ir creciendo. Eso está buenísimo”.

Hay menos católicos en Argentina y Cuyo suma Testigos de Jehová

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Ángeles Balderrama / Publicado el 19 DE NOVIEMBRE 2019 Una investigación realizada por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) expresa que cada vez hay menos argentinos y argentinas que se identifican con la religión católica.

Foto: Ariella Pientro / Unidiversidad

 

La relación con los católicos: más diferentes que similares

Los cristianos evangélicos se reconocen distintos a los católicos. “En nuestras creencias, somos bastante diferentes”, subraya Gimena. Matías también se diferencia: “Al ser católico, no llegás a conocer a Dios. No te hacen leer la Biblia, sino que te la leen los curas”.

A pesar de no tener los mismos principios, Julieta respeta al catolicismo. “He conocido a gente católica que manifiesta más el amor de Dios que un pastor, y es porque se dio cuenta de que se trata de una relación”.

Más allá de esto, el año pasado, con el avance en el Congreso de la Nación del proyecto que buscaba despenalizar y legalizar la interrupción del embarazo, se vio una comunión entre católicos y evangélicos. El pañuelo celeste y todo lo que implica unió “por primera vez” (en palabras de Matías) a ambas ramas del cristianismo.

“Esas cuestiones creo que nos unen. Igual, yo creo que es una parte de los católicos los que están en contra”, sostiene Gimena. Julieta fue más ambigua al respecto: “Creo que no sirve de nada si cristianos, ya sean evangélicos y/o católicos, se juntan en el Parque y dicen ‘No al aborto’, cantan un par de canciones y listo. Creo que va más allá de marchar. Se trata de contener, de no juzgar, de abrazar y ayudar. En La Favorita (donde está la iglesia a la que asiste), hay varias chicas en una situación difícil a la hora de decidir, tienen miedo, y las entendemos”.

En la teoría y en la práctica religiosa, las diferencias siguen estando, más allá de los consensos que puedan alcanzarse en asuntos políticos. “Los evangélicos ofrecemos algo diferente: lo que uno vive. Más que una religión, es una relación. No es ese Dios de maquinita al que uno recurre solo cuando lo necesita”, resume Gimena.

Cuestión de fe: "las iglesias" copan la espiritualidad tras las rejas

En las cárceles se puede observar cómo es el modo en que opera el discurso espiritual y cuáles son las relaciones de poder que emergen en el interior de los pabellones religiosos. Para ello, se intenta trabajar fuertemente en la incorporación de las religiones dentro de los pabellones, para que, de esta manera, generar menor conflictividad entre los presos.

sociedad iglesia evangélica evangélicos mendoza cristianismo catolicismo católicos conicet dios fe religión