La Corte Suprema de Estados Unidos revocó el derecho al aborto

El fallo conocido como “Roe vs. Wade” garantizó, desde 1973, el derecho constitucional a la interrupción del embarazo. Hoy, el máximo tribunal estadounidense revocó esa sentencia y dejó en manos de cada estado la posibilidad de garantizarlo o no. El mundo se manifiesta contra el retroceso.

La Corte Suprema de Estados Unidos revocó el derecho al aborto

Manifestaciones a favor del derecho al aborto. Foto: www.npr.org

Sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 24 DE JUNIO DE 2022

La Corte Suprema de Estados Unidos revocó este viernes la sentencia “Roe vs. Wade”, de 1973, que durante casi medio siglo le dio estatus constitucional al derecho al aborto en el país. Con esta decisión, el máximo tribunal dejó en manos de cada estado la potestad de autorizarlo o no. De un total de 50, 26 ya han aprobado o buscan aprobar leyes que prohíben el aborto y otros avanzan con medidas estrictas para regular el procedimiento.

Según publica el diario Independent, el fallo "Roe vs. Wade" determinaba que la Constitución de EE. UU. protegía el derecho de la mujer al aborto sin una intervención excesiva del gobierno. Esta postura fue avalada por la Corte Suprema en 1992, mediante la sentencia Planned Parenthood vs. Casey, que confirmó la “determinación esencial” en aquel fallo del 73 y prohibió las restricciones legales que constituyen una “carga indebida” en el acceso al aborto.

"La Constitución no hace ninguna referencia al aborto y ninguno de sus artículos protege implícitamente este derecho", escribió el juez Samuel Alito, en nombre de la mayoría, en el fallo de la Corte. Roe vs. Wade "debe ser anulado", añadió. "Es hora de devolver el tema del aborto a los representantes elegidos por el pueblo", a los parlamentos locales, escribió Alito, un mensaje muy parecido al que se filtró en mayo pasado en los medios y que provocó importantes manifestaciones en todo el país.

La situación era tensa en las inmediaciones del alto tribunal, que fue desde entonces acordonado por las fuerzas de seguridad para mantener la distancia con las personas que se manifestaban. El color verde, de la reconocida Campaña Nacional por el Derecho al Aborto en Argentina, pintó también estos reclamos. Este viernes, miles volvieron a acercarse al lugar después de que se conociera el fallo.

Personalidades de todo el mundo se mostraron contra la decisión, como es el caso de la referente política Michelle Obama: “Tengo el corazón roto por todas las personas del país que acaban de perder el derecho fundamental a tomar decisiones informadas sobre sus propios cuerpos”.

 

El fallo

Nueve personas integran la Corte Suprema de Estados Unidos. Cinco –de seis– jueces conservadores del tribunal firmaron la opinión de la mayoría: Clarence Tomas, Samuel Alito, Brett Kavanaugh, Neil Gorsuch y Amy Coney Barret. Tres disintieron: Esteban Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan. Quienes votaron en contra criticaron duramente a la mayoría y lamentaron la decisión, que retrotrae cincuenta años al país.

Dice el fallo: “El aborto presenta una profunda cuestión moral. La Constitución no prohíbe a la ciudadanía de cada Estado regular o prohibir el aborto. Roe y Casey se apropiaron de esa autoridad. La Corte anula esas decisiones y devuelve esa autoridad al pueblo y a sus representantes electos”.

"Con tristeza, por esta Corte, pero más por los muchos millones de mujeres estadounidenses que hoy han perdido una protección constitucional fundamental: disentimos", sostuvieron quienes votaron en contra, según consignó la cadena de noticias CNN.

Además, expresaron su preocupación de que algunos estados "puedan impedir que las mujeres viajen fuera del estado para abortar, o incluso que reciban medicamentos para el aborto fuera del estado". "Algunos pueden criminalizar los esfuerzos, incluida la provisión de información o financiación, para ayudar a las mujeres a obtener acceso a los servicios de aborto de otros estados”, añadieron. El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, no se unió a la mayoría, pero escribió una opinión concurrente en la que manifestó que no habría revocado Roe vs. Wade, sino que solo habría ratificado la ley de Misisipí, que prohíbe los abortos después de la semana 15 de embarazo.

Foto: Télam

La opinión final es muy similar a la que se filtró a principios de mayo, en la que Alito expresa en lenguaje muy despectivo su rechazo al fallo Roe vs. Wade, aunque agrega unas líneas dirigidas a quienes votaron en disidencia en la Corte. "La disidencia (...) no puede demostrar que el derecho constitucional al aborto tenga algún fundamento, y mucho menos, uno 'profundamente arraigado', 'en la historia y tradición de esta nación'", escribió Alito.

 

El avance conservador en pleno siglo XXI

Roe vs. Wade se refiere al fallo de 1973 que estableció el derecho constitucional al aborto antes de la viabilidad fetal que, según coincide la mayoría de especialistas, ocurre alrededor de las 23 o 24 semanas de embarazo. La decisión fue reafirmada en 1992, en Planned Parenthood vs. Casey. 

La sentencia conocida este viernes es el resultado de un esfuerzo realizado durante décadas por los críticos del aborto, que buscan devolver más poder a los estados, y que se pudo materializar gracias a la sólida mayoría conservadora que quedó en la Corte Suprema tras el paso de Donald Trump por la Casa Blanca.

El mes pasado, el Senado fracasó en su intento por aprobar un proyecto de ley destinado a garantizar el acceso al aborto en todo el país, después de que se conociera que la Corte Suprema tenía previsto revocarlo. La votación era prácticamente simbólica, pues los demócratas no contaban con los 60 votos requeridos para aprobar el texto.

La principal organización abocada a la planificación familiar de Estados Unidos prometió seguir "luchando" por quienes lo necesitan. "Sabemos que pueden estar sintiendo muchas cosas en este momento: dolor, ira, confusión. Lo que sea que sientan está bien. Estamos aquí con ustedes y nunca dejaremos de luchar por ustedes", tuiteó Planned Parenthood.

La argentina Mabel Bianco presidenta de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), afirmó: “Esto significa acabar con una protección legal en ese país que permitió que mujeres, niñas y adolescentes pudieran interrumpir sus embarazos en aquellos casos en que no podían, por algún motivo, seguir adelante. Este retroceso implica un riesgo muy grande para la salud porque se instalará el aborto clandestino, que mata”.

Fuente: Télam e Independent en Español

aborto estados unidos corte suprema roe versus wade