Los "antitodo": qué hay detrás de estos grupos tan heterogéneos

Se "informan" a través de redes sociales y hacen peligrosas convocatorias. Antimascarillas, antivacunas, teóricos de la conspiración y libertarios son la voz de múltiples reclamos. ¿La llave que los une? La desinformación.

Los "antitodo": qué hay detrás de estos grupos tan heterogéneos

Foto: Infolibre.es

Sociedad Unidiversidad Efecto cuarentena / por Unidiversidad / Ángeles Balderrama / Publicado el 21 DE AGOSTO 2020

Con el masivo avance de las redes sociales, una gran cantidad de personas en distintas partes del globo logró relacionarse con base en sus intereses hasta formar grupos de pertenencia. Estas comunidades virtuales, alimentadas por la información que circula en la web, se unieron bajo una serie de reclamos que no eran tan nuevos, aunque siguen siendo disparatados, como el medieval terraplanismo. Algunos descreen de la existencia del coronavirus o la pandemia. Otros denuncian que todo lo que sucede es una conspiración del nuevo orden mundial y de Bill Gates, con la implementación del 5G y los nanochips en las vacunas. Increíblemente, las políticas de confinamiento preventivo parecieron reavivar estos "reclamos". Para los sociólogos, se trata de grupos que poseen una lógica difícil de entender por su identificación con distintas causas y grados de compromiso.

El terraplanismo: entre el marxismo y la risa sarcástica

¿Qué es el terraplanismo? Es el movimiento social que afirma, grosso modo, que el planeta Tierra no es redondo sino plano. La International Flat Earth Society es una organización que tiene sus orígenes en la década del 50 del siglo pasado y pareciera estar ganando adeptos/as en los últimos años[1].

Sin embargo, si se realiza un trazado histórico, es posible ver que en todas las épocas existieron grupos que generaron argumentaciones sobre teorías conspirativas, tanto de corte religioso como pseudocientífico. Su finalidad es desacreditar los hechos o poner un manto de sospecha, alegando una confabulación secreta orquestada por ciertos personajes.

“En una época, por ejemplo, ciertos grupos negaban el Holocausto, pero el elemento novedoso en la actualidad es la fácil circulación de estos discursos. En general, son grupos que tramitan sus identificaciones con distintas causas y con diferentes grados de compromiso a partir de la existencia de una verdad revelada a la que solo acceden aquellos que deciden abandonar las premisas sociales tal como se les presentan a la vista”, explicó a Unidiversidad Octavio Stacchiola, sociólogo e investigador del Conicet.

Las marchas antitodo son un fenómeno que se dio en distintas ciudades del mundo. "El miedo es el verdadero virus" y "Esta cura es más letal que el Covid" son algunas de las frases de los manifestantes estadounidenses

De esta manera, antimascarillas, libertarios o anticuarentena se hicieron presentes el 17 de agosto, en la última marcha contra las decisiones tomadas por el Gobierno Nacional argentino. Si bien son grupos que se manifiestan desde hace algunos años, la pandemia generó una mayor difusión mediática de sus postulados.

“Es una lógica difícil de entender porque pregonan, en general, un desarrollo libre del capital, pero a su vez tienen cierta paranoia o desconfianza respecto de los objetivos ocultos que hay detrás de una vacuna, por ejemplo. Desconfían de un Estado que se ocupa, según su criterio, solamente de ayudar a los más pobres y mantener privilegios de los políticos. Este tipo de reclamos heterogéneos ya ocurrieron durante los últimos años de gobierno de Cristina Fernández (2014, 2015), con consignas que iban desde la libertad para comprar dólares y la independencia judicial hasta reducir los subsidios sociales”, expresó el sociólogo Guillermo D’Angelo.

Científicos "anti fake news": el Conicet destruye mitos sobre el Covid-19

Investigadores del Conicet conformaron un equipo para identificar las desinformaciones y las noticias falsas relacionadas con el nuevo coronavirus que circulan en las redes sociales y medios de comunicación. "Desintegrar mitos también es contribuir en esta pandemia", sostienen los científicos que relevan las fake news y las desmienten con evidencia científica.

 

Desinformados en la era de la sobreinformación

Durante la segunda quincena de junio, la consultora Enrique Bollati y Asociados realizó una encuesta en la provincia de Mendoza para conocer la opinión general respecto de dos cartas: la primera, firmada por cerca de 300 investigadores e intelectuales que criticaban la política del Gobierno Nacional para el manejo de la pandemia; la segunda, firmada por casi 18 000 académicos que defendían las medidas que había tomado el Presidente hasta ese momento.

En términos generales, solamente e 33 % de los encuestados (uno de cada tres casos) respondió que conocía la primera carta y el 67 % restante ignoraba el tema. Respecto de la segunda carta, de apoyo a las medidas, solamente la conocía el 17 % del total de encuestados y el 83 % no sabía nada. En ambos casos, integrantes del grupo que tenía conocimiento de las cartas tenían estudios universitarios completos o incompletos.

Qué dice la carta pro Macri, firmada por 150 académicos y artistas

Nacional Unidiversidad por Fuentes: Infobae/Mdzol.com / Publicado el 26 DE JULIO 2019 Unas 150 personalidades de la cultura, el espectáculo, la academia y la ciencia firmaron un pronunciamiento de respaldo a la candidatura de Mauricio Macri para las próximas elecciones.

“Un punto a resaltar es el escaso nivel de conocimiento de ambas cartas. Se genera un microclima de discusión en determinados sectores, mientras el grueso de la población se encuentra al margen de ella, como si avanzaran por carriles paralelos”, destaca el informe de la consultora.

Para D’Angelo es una situación común que ciertos temas sean más discutidos por el microclima de la política, medios y redes que por el grueso de la población. “Sucedió con el tema Vicentín. A mucha gente le preocupa e interesa más que el Gobierno entregue el IFE”, ejemplificó.

 

La emoción, nuevamente el arma de movilización social

Alejadas de las discusiones y recomendaciones de científicos, las movilizaciones de estos grupos heterogéneos se basan en miedos, paranoias y conspiraciones, de modo que el factor emocional funciona como amalgama entre lo racional y lo irracional. De esta manera, tal como sucede en el ámbito político, la conjunción de los factores suma más adherentes.

“Estas movilizaciones muestran cómo se ha segmentado la sociedad con discursos disímiles, por los que cada uno marcha con su cartel o causa y que no revisten aún ni siquiera una unidad en la heterogeneidad. Por eso se ven nacionalistas católicos, gente de extrema derecha, terraplanistas, antivacunas, pequeños empresarios y comerciantes junto con gente de clase alta”, comentó Stacchiola.

Anticomunista en la marcha del 17 de agosto en Buenos Aires

Al mismo tiempo, la diversidad de demandas encontró un lugar en la agenda política de la derecha. Sin embargo, debido a la pandemia, la izquierda también logró introducir debates que pregona desde sus plataformas político-programáticas.

“Si uno observa, por ejemplo, los comportamientos de la base social de sustentación de Bolsonaro en Brasil, puede observar que esta serie de discursos y argumentaciones, llevadas al extremo por el mismo presidente, van performando una subjetividad cuya mixtura combina teorías conspirativas, fundamentalismo religioso, conservadurismo ideológico-político y liberalismo económico. Efectivamente, un momento de crisis como el actual, dinamiza y magnifica esta serie de discursos. Episódicamente, el estallido social en Chile, que vino a resquebrajar el modelo ideal de capitalismo exitoso en nuestra región, o las movilizaciones por crímenes raciales en Estados Unidos (grupos más afectados no solo por la violencia policial, sino también por la desprotección sanitaria frente a la pandemia) han permitido introducir debates que la izquierda plantea desde sus plataformas político-programáticas”, concluyó Stacchiola.

Dióxido de cloro: de los 83 estudios que circulan en redes, ninguno avala el consumo humano

Las redes sociales son un ámbito en el que circula información de manera veloz. Sin embargo, en muchas ocasiones se transmiten noticias que no son verdaderas. En pleno contexto de pandemia, el dióxido de cloro saltó a la fama al atribuirle propiedades curativas en humanos.

anticuarentena | antimascarillas | antivacunas | conspiración | 5g | sociedad | sociología | mendoza | estudio |