Mendoza tendrá menos de la mitad de agua que en años anteriores

El Departamento General de Irrigación presentó el Pronóstico de Caudales 2022/23 y las cifras son alarmantes. Si bien está asegurado el servicio público, desde el organismo pidieron hacer uso eficiente del recurso.

Mendoza tendrá menos de la mitad de agua que en años anteriores

Sociedad

Unidiversidad

Publicado el 14 DE OCTUBRE DE 2022

Nuevamente, Mendoza se enfrenta a la crisis hídrica. El Departamento General de Irrigación presentó este jueves el Pronóstico de Caudales 2022/23 y el panorama es realmente preocupante, ya que el caudal de los ríos de la provincia está entre el 40 % y el 58 % respecto de un año normal. En este sentido, de acuerdo a la clasificación hidrológica del organismo, los ríos Grande, Atuel y Diamante presentan sequía extrema, mientras que el Mendoza, Tunuyán y Malargüe se encuentran en sequía severa

“El embalse Potrerillos se encuentra al 60 % de su capacidad máxima. Sin embargo, es el nivel más bajo que ha tenido desde su primer llenado en 2003”, aseguró Rubén Villodas, director de Gestión Hídrica.

A esta altura, la sequía no es una novedad. Sin embargo, desde Irrigación explicaron que este año las nevadas han sido escasas, por lo que el nivel de agua de los ríos es hasta una tercera parte más bajo que otros años. Ante este panorama, el superintendente general de Irrigación, Sergio Marinelli, pidió a la población tomar conciencia y dejar de aferrarse a las prácticas tradicionales de uso del agua. Además, aclaró que, a pesar de la escasez, está asegurado el servicio público.

“Se acabó este pensamiento de que hay una crisis que puede pasar el año que viene. Esto ya es una realidad permanente que puede tener altibajos y que ojalá nos sorprenda con un año bueno, pero en general, la tendencia es a la baja. Debemos seguir intentando ser más eficientes en cuanto a la distribución y el uso del agua”, declaró Marinelli.

 

La situación de los ríos

El pronóstico para el río Mendoza indica que se espera un derrame de 800 hm³, el 58 % del año normal para la sección de aforos Guido, que es la estación que mide en esta cuenca. De este modo, se explica que las reservas en Potrerillos rondan el 60 %, lo que representa la menor reserva de agua que ha tenido históricamente el dique para esta época del año.

Con respecto al río Tunuyán, el pronóstico de escurrimientos prevé un derrame de 435 hm³, lo que representa el 51 % del año normal para la sección de aforos de Valle de Uco. De acuerdo con el nuevo sistema de clasificación de años hidrológicos, corresponde a una sequía hidrológica severa.

 

Las reservas en el embalse El Carrizal son un poco mayores a la mitad de la capacidad, lo que significa la menor reserva de agua que ha tenido en la última década para esta época del año. Para el río Diamante, en tanto, se espera un derrame de 400 hm³, es decir, el 40 % del año normal para la sección de aforos de La Jaula, la estación de monitoreo de esta cuenca, con sequía hidrológica extrema. A su vez, las reservas acumuladas de los embalses Agua del Toro y Reyunos son un poco mayores al 50 %, en una situación similar a los años anteriores.

Por otro lado, las nevadas en la cuenca del río Malargüe han sido la tercera parte de las del año pasado. De este modo, se espera un derrame de 125 hm³, lo que representa el 41 % del año normal para la sección de aforos de La Angostura, lo que clasifica el año hidrológico con sequía severa.

Por último, el río Grande tiene una sequía extrema. Se espera un derrame de 1330 hm³, lo que representa el 42 % del año normal para la sección de aforos de La Gotera. "Esta es una mala noticia para quienes esperan que esto cambie de repente", concluyó Marinelli, y dijo que se capacitará a los tomeros, además de distribuir más eficientemente el agua y acompañar a los productores en el proceso.

Fuente: Departamento General de Irrigación

crisis hídrica agua escasez departamento general de irrigación