Cambiaron el protocolo, pero el retorno a las aulas en Argentina sigue postergado

Durante una reunión con ministros y ministras de las provincias, solo se adelantó un nuevo modelo epidemiológico que fijará los parámetros para avanzar o retroceder en las clases presenciales.

Cambiaron el protocolo, pero el retorno a las aulas en Argentina sigue postergado

Foto: Télam

Sociedad

Educación

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuentes: Infobae / La Nación

Publicado el 07 DE OCTUBRE DE 2020

En las últimas horas se generó gran expectativa en torno a la reunión de este martes entre ministros y ministras de educación del país. Parecía que por fin se iba a dar un paso adelante en el regreso a las clases presenciales, al menos en el trazado de un horizonte. Sin embargo, las definiciones volvieron a postergarse y casi todos los alumnos y las alumnas de Argentina seguirán sin volver a las aulas.

Lo poco concreto que hay es que el regreso será de forma parcial y escalonada a las aulas para el alumnado del último año del primario y del secundario, aún sin fecha porque dependerá de cada jurisdicción, y que una evaluación de los aprendizajes obtenidos por el sistema virtual es uno de los temas centrales. Estos serán los anuncios de mañana jueves del Consejo Federal de Educación (CFE), que además presentará públicamente una especie de "semáforo epidemiológico" sobre COVID-19 que fijará los parámetros para avanzar o retroceder en las clases presenciales según la situación sanitaria puntual.

Estudiantes adolescentes: valoran la tecnología, pero la mayoría quiere volver a la escuela

Unicef Argentina y Google presentaron este martes los resultados de una encuesta realizada a más de 800 adolescentes de Argentina sobre la educación durante la pandemia de coronavirus, que destaca que la tecnología "vino para quedarse" cuando se vuelva a las clases presenciales y otorga una valoración muy positiva del esfuerzo docente durante todo el proceso.

Según pudo saberse, el índice epidemiológico objetivo será la vara para habilitar la vuelta paulatina a las aulas. En lugar de exigir una circulación baja o nula del virus, como sucedía hasta ahora, cada jurisdicción deberá usar esta herramienta para medir el riesgo: un semáforo que prenderá luces de alerta –baja, media o alta– y así determinar cuándo es el momento adecuado para abrir las escuelas.

La prioridad para el regreso, algo que se repite desde hace meses, la tendrán los grupos más perjudicados: estudiantes que perdieron el contacto con sus docentes, y quienes finalizan un ciclo (primario o medio).

 

Reunión

Anteayer, cuando se anunciaron la convocatoria y algunas de las propuestas que se discutirían, la expectativa estaba puesta en una jornada de definiciones que garantizaran con mayor certeza cuándo los alumnos y las alumnas volverían a pisar las aulas, pero, según parece, habrá que esperar al menos hasta el jueves. Para hoy, la agenda de Trotta incluye una reunión con los equipos técnicos de salud de cada provincia. El jueves se espera que sea refrendado por el CFE y que luego cada distrito defina cuándo y cómo comienza la nueva etapa de los chicos en las aulas.

El nuevo índice epidemiológico, que fue elaborado por el Ministerio de Salud de la Nación, las provincias y un equipo de expertos y expertas, es una adaptación del indicador del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) a la realidad local.

Según explicaron varios epidemiólogos al diario La Nación, entre algunos de los indicadores que se tendrían en cuenta figuraban el número de casos cada 100 000 habitantes, el nivel de positividad de testeos de COVID-19, la cantidad de contagios en los últimos 14 días, sobre todo, y algunos parámetros extra que permitan establecer, por ejemplo, si la escuela puede garantizar las medidas sanitarias para disminuir el riesgo de contagio o la disponibilidad de camas de hospital en terapia intensiva.

El documento con los detalles de este nuevo esquema fue enviado por correo electrónico a los ministros durante la reunión con Trotta.

Así, cada provincia estaría adaptando, de acuerdo a su realidad, el indicador del CDC, el modelo que, en pocas palabras, mide la capacidad de una jurisdicción de contener un brote. De ese entrecruce de variables surge un indicador que determina si el riesgo es bajo, moderado o alto.

Retoman clases presenciales 12 escuelas rurales de San Luis

Doce establecimientos educativos rurales de la provincia de San Luis iniciaron la vuelta a clases presenciales, con regreso voluntario. El retorno a las aulas se da en localidades sin contagios y con una matrícula pequeña, de 173 alumnos y alumnas, protocolos sanitarios y kits de seguridad e higiene provistos por el Gobierno provincial.

Hasta el momento, en el país solo retornó el 0,2 % de la matrícula total. San Luis se sumó el lunes con doce escuelas a Formosa y La Pampa, las otras dos provincias que pudieron sostener la apertura educativa en las zonas rurales. Catamarca, San Juan y Santiago del Estero debieron dar marcha atrás por las restricciones a la circulación que dispusieron sus gobernadores, por brotes de contagios que no tuvieron relación con la actividad escolar.

clases presenciales aulas trotta provincias argentina protocolo coronavirus