Nutricionista denunció "presiones de la industria" para demorar la Ley de Etiquetado

Leila Guarnieri habló en Radio U y exigió "que se priorice el derecho a la salud". Por qué es necesario mejorar el sistema de etiquetado frontal de los alimentos.

Nutricionista denunció "presiones de la industria" para demorar la Ley de Etiquetado

Foto ilustrativa

Sociedad Radio U Dale! / Ley de Etiquetado / por Unidiversidad / Radio U / Publicado el 05 DE NOVIEMBRE 2020

En el Congreso nacional se encuentra un proyecto de ley que busca garantizar que los productos alimenticios dispongan en sus envases de etiquetas que informen sobre los contenidos de sodio, azúcares, grasas saturadas, grasas totales y calorías de cada alimento. La nutricionista e investigadora del equipo de investigación saludable de la Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC Argentina), Leila Guarnieri, dijo a Radio U que hubo lobby de las empresas de la industria alimenticia durante el paso del proyecto por el Senado. Pese a eso, la iniciativa obtuvo media sanción y el siguiente paso son las comisiones de la Cámara de Diputados.

"El lobby no es una novedad. (...) En la Cámara de Senadores hubo presiones por parte de sectores de la industria; sin embargo, los senadores y senadoras priorizaron el derecho a la salud y avanzaron en esta medida", señaló Guarnieri.

Las presiones también llegaron a Diputados. "En un primer momento, se había difundido que el proyecto de ley iba a ser tratado en seis comisiones, y eso implica un riesgo muy importante", sostuvo la nutricionista. Finalmente, el miércoles se supo que serán tres las comisiones que tratarán el proyecto, lo que implica menos demora y menos riesgo de que se eliminen puntos importantes del proyecto. "Exigimos que se acompañe este proyecto y que se priorice el derecho a la salud", pidió Guarnieri.

La meta principal del etiquetado frontal: promover la alimentación saludable

Este jueves por la noche, la Cámara de Senadores aprobó por mayoría y giró a Diputados el proyecto de Ley sobre Etiquetado de Alimentos, que fija pautas para una alimentación saludable y establece la colocación de una serie de sellos frontales en los envases de alimentos con altos contenidos de sodio, azúcares, grasas saturadas, grasas totales y calorías.

 

Razones para el etiquetado frontal de advertencias en alimentos y bebidas

La Coalición Nacional para Prevenir la Obesidad en Niños, Niñas y Adolescentes presentó un documento con 10 razones, respaldadas con evidencia científica, por las que Argentina debe implementar un etiquetado de octógonos negros basado en el perfil de nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Entre las razones, se destacan:

  • El etiquetado con octógonos negros es el más efectivo, ya que garantiza el derecho del consumidor a la información.
  • Este sistema permite modificar las decisiones de compra, independientemente del nivel socioeconómico o educativo.
  • Los octógonos negros son los únicos que logran contrarrestar el efecto positivo que tienen los mensajes de nutrición (“0 % grasas trans”, por ejemplo) en la intención de compra.
  • Este etiquetado debe basarse en el perfil de nutrientes de OPS, ya que está diseñado para identificar los productos que, cuando son consumidos en cualquier cantidad y por cualquier individuo, desequilibran la dieta. Este sistema, además, es el que posee un mayor acuerdo con las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA).

 

Mitos

El informe también incluye algunos mitos que las empresas utilizan para argumentar en contra de este tipo de legislación.

Uno de ellos es que "existen trabas legales para avanzar con un sistema de etiquetado frontal de advertencia. El país debe promover un sistema que se encuentre armonizado con Mercosur y Codex". Por el contrario, los países son soberanos para poder avanzar en aquellas medidas que brinden protección a la salud de su población y que garanticen la seguridad alimentaria. Esto implica ir más allá de las disposiciones de Mercosur y Codex, especialmente en aquellos casos en los cuales las disposiciones no alcanzan el objetivo sanitario deseado.

Otro muy común es el que dice que estas normas "estigmatizan o demonizan a los alimentos". De hecho, la implementación de un sistema de etiquetado frontal garantiza el derecho a la información de los consumidores, informando acerca del contenido excesivo de nutrientes críticos. Es decir que informa, no demoniza.

Los argumentos utilizados por la industria de alimentos y actores afines carecen de fundamentos sólidos que los sustenten. Desde la Coalición, se enfatiza sobre la necesidad de que el Estado priorice la protección del derecho a la salud por sobre cualquier otro interés, basando la política de etiquetado frontal en los mejores estándares y en la evidencia científica libre de conflicto de interés, que da cuenta de que esta medida debe consistir en el sistema de advertencias con octógonos negros y el perfil de nutrientes de la OPS. Es urgente y necesario que el Estado avance en esta política para garantizar el derecho a la salud y el derecho a la información de los consumidores.

 

Escuchá la entrevista completa.

Audio

  • Leila Guarnieri.

    Nutricionista e investigadora del equipo de alimentación saludable del FIC Argentina.