Pacientes con hepatitis C ya pueden donar órganos y recibir trasplantes

En un congreso, especialistas destacaron la baja de los casos de hepatitis C. Por otro lado, cada vez se necesitan menos trasplantes para esta enfermedad.

Pacientes con hepatitis C ya pueden donar órganos y recibir trasplantes

Foto ilustrativa

Sociedad Unidiversidad Salud / por Unidiversidad / Fuente: Télam / Publicado el 25 DE MARZO 2021

La llegada de medicamentos que curan en pocas semanas a casi todos los pacientes con hepatitis C permite que no se descarten los órganos de un donante con esta enfermedad, que puede ser curada en el receptor, explicaron especialistas hepatólogos. De esta forma, estos medicamentos modernos cambiaron el paradigma de esta enfermedad e impactaron en el escenario de los trasplantes con la posibilidad de ampliar el número potencial de donantes y reducir, así, el riesgo de muerte entre las personas registradas en la lista de espera.

El tema fue abordado este martes en el simposio "Hepatitis Virales y Trasplante de Órganos Sólidos", realizado en forma virtual con la coordinación de la Fundación para la Docencia e Investigación de las Enfermedades del Hígado (Fundieh).

Tiempo atrás, al implantarle a una persona un hígado con hepatitis C, la enfermedad avanzaba en forma acelerada porque al receptor del órgano se le deben administrar medicamentos para prevenir el rechazo del injerto y estos debilitan su sistema inmune. Eso hacía que el virus destruyera el nuevo órgano en poco tiempo y comprometiera la vida del paciente”, explicó Federico Villamil, presidente de Fundieh y jefe de Trasplante Hepático del Hospital Británico y del Hospital de Alta Complejidad El Cruce Néstor Kirchner.

Actualmente, los nuevos medicamentos, conocidos como antivirales de acción directa, curan la hepatitis C en 8 a 12 semanas y en todos los genotipos del virus. Años atrás, los esquemas de tratamiento eran efectivos solo para algún genotipo en particular.

Los donantes con infección por virus de hepatitis C pueden donar todos los órganos sólidos: hígado, riñones, pulmones o corazón.

Cada vez se requieren menos trasplantes

“Hoy los resultados del trasplante en la hepatitis C son tan buenos como en cualquier otra enfermedad, y eso se debe a la disponibilidad y gran eficacia de los antivirales de acción directa, que han cambiado la historia”, explicó este médico hepatólogo.

Una consecuencia muy importante de la disponibilidad de los nuevos tratamientos es que el número de pacientes con hepatitis C que requieren trasplante es cada vez menor.

“Antes, era la indicación más frecuente de trasplante, mientras que hoy es la tercera, porque en la gente que se trata precozmente se evita la progresión a la cirrosis y al cáncer hepático”, aseveró Villamil, también expresidente de la Sociedad Mundial de Hepatología y de la Sociedad Internacional de Trasplante de Hígado.

“En Argentina y en el mundo, estamos frente a la oportunidad histórica de lograr, en el tiempo, que nadie con hepatitis C llegue a requerir un trasplante hepático. Para eso, el desafío pasa por optimizar las estrategias de detección de la enfermedad y, luego, garantizar la sustentabilidad de los mecanismos para que todas las personas con diagnóstico positivo puedan seguir el camino a la cura”, dijo.

 

Una mejoría en los números

De acuerdo con datos de 2020 del Boletín de la Coordinación de Hepatitis Virales, los casos y tasas de notificación de hepatitis C a nivel nacional muestran un descenso paulatino de la incidencia desde 2015 (1,59 por cada 100 000 habitantes) a 2019 (1,19 por cada 100 000 habitantes). El gran desafío sigue siendo el diagnóstico: se calcula que en Argentina tiene hepatitis C alrededor del 0,5 % de la población, unas 250 mil personas.