Rusia empieza a bombardear al grupo Estado Islámico en Siria

La fuerza aérea rusa llevó a cabo este miércoles sus primeros ataques aéreros contra el grupo yihadista en tres provincias de Siria, luego de que el presidente Bashar al Assad solicitara la ayuda de Moscú. El departamento de Estado norteamericano aseguró que la sorpresiva ofensiva rusa no alterará la estrategia de la coalición liderada por Estados Unidos.

Rusia empieza a bombardear al grupo Estado Islámico en Siria

Foto: gentileza Infobae

Internacionales

Rusia ataca Siria

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuente: Radio Francia Internacional

Publicado el 30 DE SEPTIEMBRE DE 2015

La aviación rusa efectuó este miércoles sus primeros ataques en Siria, por pedido del presidente Bashar al Asad, contra objetivos del grupo yihadista Estado Islámico en tres provincias. Los aviones rusos golpearon "con precisión blancos en tierra de los terroristas del grupo Estado Islámico en Siria", anunció el general Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa, confirmando una información adelantada por Estados Unidos. Concretamente se destruyeron "equipamientos militares", "depósitos de armas y municiones" y herramientas de comunicación del grupo yihadista, que el año pasado proclamó un califato en los territorios bajo su control en Irak y Siria.

Muy poco antes, el Senado ruso había autorizado al presidente Vladimir Putin a emplear la fuerza militar en el extranjero. El mandatario justificó las operaciones afirmando que se debe actuar de forma preventiva contra los yihadistas, antes de que se conviertan en una amenaza cercana. La campaña iniciada este miércoles es la primera intervención militar de Rusia lejos de sus fronteras desde la invasión soviética de Afganistán en 1979, concluida una década más tarde con un sonado fracaso.

 

 

Así captó la televisión francesa a los aviones camuflados antes del ataque

 

Estados Unidos, que desde hace poco más de un año lidera una campaña aérea contra el EI en Irak y Siria, se vio sorprendido por la iniciativa rusa y se quejó de los bombardeos por boca de su secretario de Estado, John Kerry. El Pentágono dijo rápidamente que los ataques rusos no cambian la misión internacional liderada por Washington en Irak y Siria "para degradar y destruir al EI".

Una fuente de la seguridad rusa explicó a la AFP que los aviones de Moscú efectuaron "numerosos ataques" contra "posiciones terroristas" en tres provincias sirias, Hama y Homs, en el centro del país, y Latakia, en el oeste. Los aparatos rusos bombardearon junto con aviones del régimen de Damasco.

"La única forma apropiada de combatir el terrorismo internacional (...) es actuando de forma preventiva, batallando y destruyendo a los combatientes y los terroristas en los territorios que ya han conquistado, y no esperando a que lleguen a nosotros", declaró Putin ante la televisión. Además, afirmó que los bombardeos rusos son conformes con el derecho internacional, ya que responden a un pedido de ayuda militar formulado por la presidencia siria. Ésta confirmó que el presidente Bashar al Assad envió una carta en ese sentido a Putin, a falta de una resolución de la ONU.

Putin confirmó igualmente que el dispositivo se limita a atacar por aire, y descartó, al menos por el momento, el despliegue de tropas terrestres rusas en Siria. Por su lado, la Iglesia ortodoxa rusa defendió la intervención en Siria, calificando la lucha antiterrorista de "guerra santa".
 

Pulso diplomático con EE.UU.

La aceleración de la intervención rusa en Siria tiene como telón de fondo un pulso diplomático entre Washington y Moscú sobre el papel del presidente sirio Bashar al Assad, que los occidentales califican de "tirano" que debe abandonar el poder y Rusia considera un escudo imprescindible contra el yihadismo. El lunes pasado en la ONU, en su primer discurso ante la Asamblea General en diez años, Putin llamó a la formación de una "amplia coalición antiterrorista" contra el Estado Islámico, que incluya al régimen sirio y a Irán, otro aliado de Damasco.

Barack Obama, que desde hace un año desarrolla sin mucho éxito una campaña aérea contra el Estado Islámico en Irak y en Siria, rechaza esa idea, insistiendo en que se necesitan "nuevos dirigentes" en Damasco. Por su parte, el vocero del Departamento de Estado norteamericano John Kirby afirmó este miércoles tras el inicio de los ataques rusos que éstos no alterarán la estrategia de la coalición liderada por Estados Unidos para enfrentar a los yihadistas del grupo Estado Islámico. "La coalición liderada por Estados Unidos continuará sus misiones aéreas en Irak y Siria como está planeado y en apoyo de nuestra misión internacional para degradar y destruir al EI", dijo Kirby a la prensa.

Por otro lado, este miércoles, Rusia preside una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York sobre la lucha "contra la amenaza terrorista", especialmente la del Estado Islámico en Irak y Siria. Rusia presentará en ese sentido un proyecto de resolución sobre la lucha antiterrorista.

estado islámico rusia siria