"Si no curan las enfermedades de fondo, tendremos otra crisis”

Así lo afirmó Aldo Abram, economista, al referirse a un presunto plan de "shock", similar al Plan Austral, que fue una de las ideas que sobrevoló en Casa Rosada para atenuar la situación inflacionaria.

Actualidad

#ChatEconómico

Economía

Señal U

Unidiversidad / Chat Económico

Publicado el 17 DE AGOSTO DE 2021

En febrero de 1985, Raúl Alfonsín atravesaba uno de los momentos más delicados de su presidencia, con una inflación que rompía estadísticas, inversiones en baja, problemas con el déficit fiscal, deuda externa elevada y argentinos y argentinas corriendo a comprar dólares ante la pérdida de valor del peso. Para afrontar esa delicada situación, decidió desplazar a Bernardo Grispun del Ministerio de Economía y nombrar en su lugar al por entonces secretario de Planificación, Juan Vital Sourrouille. El nuevo ministro desembarcó en el Palacio de Hacienda con un plan de shock, considerado heterodoxo, y un nuevo equipo. Sin embargo, el resultado inicialmente exitoso en el control de la inflación y el déficit fiscal derivó tres años después en un fracaso que forzó un cambio de programa y marcó el preludio de la salida de Alfonsín del gobierno en 1989.

Días atrás, ese plan de shock –similar al Plan Austral o al Plan de la Convertibilidad– fue una de las noticias que sobrevoló en Casa Rosada y que asombró a varios miembros del gabinete de Alberto Fernández, incluso a muchos economistas del país. José Vargas, en una nueva edición de Chat Económico, analizó junto al economista Aldo Abram esta situación, lo que le depara a la Argentina respecto a la inflación, las medidas económicas, los salarios de los argentinos y el objetivo del Gobierno de cara a las elecciones.

“No creo que desde el gobierno de Alberto Fernández estén apuntando a planes parecidos por dos motivos principales: uno, porque no cuentan con las reservas para poder hacerlo y, dos, porque hay que recordar que en el momento en que se aplicó la convertibilidad en la Argentina, veníamos de una hiperinflación que había llevado el valor del dólar a 10 mil australes. Además, había licuado tanto nuestra moneda que ya no tenía valor. Hoy, esto es imposible por la escasez de reservas que tiene el Banco Central: no hay respaldo para que haya un 1 a 1. También debemos decir que ya nadie confía en este tipo de planes por los fracasos que hemos tenido y los que se tienen”, expresó Abram.

Respecto del Plan Austral, el economista afirmó que demostró ser un gran fracaso en el pasado. “Quizás serviría para ganar un poco más de tiempo, pero si no se hacen las reformas de fondo que necesita la Argentina, lamentablemente, esto no va a terminar bien. Con esto no quiero decir que ellos (Gobierno) no tengan un plan, sí que no creo que vayan por estos caminos tan sinuosos. No creo que vayamos hacia un Plan Austral, pero, si no curan las enfermedades de fondo de la Argentina, tendremos otra crisis”, resaltó.

Por otro lado, el especialista se mostró escéptico al hablar del plan económico de Alberto Fernández para salir de esta situación y afirmó que, de no salir de ella, el panorama se complicará luego de las elecciones.

Quiero creer que tienen un plan económico, pero hasta el momento, es más de la mismo. Lo que único que se pudo ver hasta ahora son medidas de emergencia para asistir a los sectores vulnerables, pero en la misma línea de lo que ha sido en el pasado, es decir, a costa de exprimir con más impuestos, invocando la solidaridad, al sector privado productivo y a la clase media”, manifestó.

“Lo que queda claro es que seguimos perdiendo poder adquisitivo. El Gobierno está tomando algunas medidas para que se pueda observar un aumento en la capacidad de compra antes de las elecciones, pero no creo que dure por mucho tiempo si no se resuelven las medidas de fondo. Además, el enorme aumento de la inflación ha tenido un gran impacto en el poder adquisitivo. La inflación va a seguir aumentando y seguirá siendo alta”, concluyó el especialista.

argentina chat económico josé vargas aldo abram economista inflación plan austral plan convertibilidad