Tiroteos masivos y masacres, los flagelos que crecen día a día en Estados Unidos

Los números marcan que, en lo que va de 2022, ya hubo casi la misma cantidad de tiroteos que en todo 2021, cifra que ronda los 700 ataques armados.

Internacionales

#ChatInternacional

Señal U

Unidiversidad

Publicado el 16 DE JUNIO DE 2022

Mauricio Zabalza, periodista argentino radicado en Estados Unidos, y Martín Appiolazza, comunicador social y magíster en Políticas Sociales, participaron en #ChatInternacional para explicar los motivos por los cuales han crecido los tiroteos masivos y las masacres en los últimos años en el país norteamericano. Además, ambos invitados remarcaron que será muy complicado modificar el fácil acceso que tiene la sociedad estadounidense a las armas, así como revertir el poco control que existe sobre la venta de unidades y cambiar la falta de voluntad política para resolver esta problemática.

Es que los números marcan que, en lo que va de 2022, ya se registró casi la misma cantidad de tiroteos que en todo 2021, cifra que ronda los 700 ataques armados. Otra forma de decir lo mismo sería que, en la actualidad, se contabilizan entre 2 o 3 tiroteos por día en Estados Unidos.

En primer lugar, Mauricio Zabalza consideró que este flagelo diario “no tiene que ver con la pandemia, como se dice, ni tiene un factor determinante”, ya que, en todos los casos, los atacantes tienen diferentes motivos para perpetrar el ataque. Por ejemplo, “lo que sucedió en Buffalo fue realizado por un supremacista blanco, mientras que el caso de la escuela de Texas fue llevado a cabo por un chico que sufría bullying”.

En ese sentido, el periodista argentino radicado en Nueva York sostuvo que el “único patrón que hay es la venta de armas indiscriminada, sin importar el tamaño ni el motivo por el cual las personas las compran”. Zabalza se mostró “muy pesimista” en cuanto a esta situación debido a que “la portación de armas está consagrada en la Constitución” estadounidense, lo que, a su entender, “es una contraposición a lo que pueda pasar en el futuro”.

A esta postura, Martín Appiolazza agregó: “En todos los casos, aparece el factor común de la violencia, ya sea en forma de bullying, de violencia política o de carácter simbólico, o por alguna cuestión racial o sexual. Todos estos factores, combinados en una sociedad donde el Estado se repliega y cada vez es más fuerte es el discurso conservador, se transforman en un cóctel peligroso. Nos tiene que llamar la atención este tipo de comportamientos”. En cuanto a las distintas políticas que existen dentro del país sobre este tema, el periodista argentino remarcó que, “al ser tan federal”, cada ciudad “toma su propia postura”, por lo que hay “distintas leyes y reglamentaciones” respecto a la utilización de armas de fuego.

“Hay lugares en los que se te exige un test psicológico para poder portar armas, otros en los que no hay ningún tipo de restricción y otros en los que está terminantemente prohibido el uso social de las armas”, explicó el periodista argentino radicado en Estados Unidos.

Pese a esta situación, Mauricio Zabalza consideró que los números y los casos podrían ser más complicados de lo que realmente son: “En Estados Unidos, que tiene una sociedad que supera los 400 millones de personas y en la que hay 120 armas cada 100 habitantes, uno podría decir que deberían pasar aún más cosas de las que pasan. Dentro del desastre, ha estado controlado el tema”. Por otra parte, el periodista bonaerense evitó trazar un paralelismo de este tema con Argentina, debido a que entiende que “el sistema socioeconómico del país provocaría, en el caso de legalizar las armas, una tragedia en cada esquina de cada barrio”.

Finalmente, ambos invitados coincidieron en que el país norteamericano “deberá trabajar en distintas políticas serias” que desalienten el uso de las armas. “Si un chico de 18 años acude a una armería y compra 2 ametralladoras y 700 balas, debería llamar la atención y al menos tenerse presente que ese adolescente hizo esa compra. El vendedor debería alertar a las autoridades en esos casos”, coincidieron Zabalza y Appiolazza.

armas de fuego tiroteos masacre estados unidos casos aumento