Cooperativa La Terre: una historia de resistencia

Sus catorce integrantes pusieron la planta de exindustrias Matas en funcionamiento. Piden que la Justicia revea la decisión de vender la fábrica a un privado.

Cooperativa La Terre: una historia de resistencia

La cooperativa se formó con 24 miembros, pero hoy son 14 los que continúan produciendo en el enorme predio ubicado en Villa Nueva. Foto: Ariella Pientro.

Sociedad Unidiversidad La Terre / por Verónica Gordillo / Publicado el 28 DE MAYO 2019

Se resistieron a ver la fábrica en la que trabajaron treinta años con un candado en la puerta, sin el ruido de las máquinas, sin ellos ni ellas dentro. Se resistieron y se organizaron: formaron la Cooperativa La Terre, volvieron a poner las máquinas en funcionamiento y ya vendieron todo lo que producen hasta diciembre. En base a ese esfuerzo colectivo, los obreros y obreras de ex industrias Matas solicitaron a la Justicia que revea la decisión de vender todo a un privado, sin escucharlos, sin visitar el lugar y sobre todo sin conocer su historia.

Los integrantes de la cooperativa cuestionaron la decisión de la titular del Juzgado N° 2 de Concursos y Quiebras, Gloria Cortez, que aprobó la venta del predio y la maquinaria a un privado, por 25 millones de pesos.

Sin patrón

Siete cooperativas mendocinas forman parte del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas, que nació a finales de la década de los 90 y se consolidó luego de la crisis de 2001. Ahora, los obreros impulsan modificaciones a una ley provincial que ...

Una lucha colectiva

Veinticuatro personas -de las 400 que en su mejor momento empleó industrias Matas- conformaron la Cooperativa La Terre, con el único objetivo de preservar los puestos de trabajo y volver a producir. La mayoría lleva 30 años en la fábrica, ya que ingresaron cuando la firma agroalimenticia era pionera en Latinoamérica en la elaboración de  verduras deshidratadas.

Después de años de esfuerzo, los integrantes de la cooperativa lograron volver a producir hortalizas deshidratas y ya vendieron toda la producción. Foto: Ariella Pientro. 

Remate de exindustrias Matas: las razones de la Justicia

Desde la oficina de Prensa del Poder Judicial respondieron a los cuestionamientos de los integrantes de la Cooperativa La Terre.

El titular de la Cooperativa, Daniel Sauretti, recordó que los problemas económicos de la firma comenzaron en 2001 y se agudizaron en 2014, cuando se declaró en quiebra. Contó que los primeros años fueron difíciles: hicieron turnos para cuidar el predio, les cortaron todos los servicios por falta de pago y no recibieron un peso de indemnización. De a poco, y con la ayuda de estudiantes, profesionales y dirigentes de distintos sectores, revirtieron la situación y hoy están en plena elaboración de espinaca y tomate deshidratado.

A lo largo de los años y con el apoyo de la Asociación de Cooperativas de Empresas Recuperadas, lograron la aprobación de una Ley de Ocupación Temporaria, que tiene vigencia hasta el 2020 y aportes monetarios del Ejecutivo provincial, que les permitieron -entre otros aspectos- pagar el alquiler del predio.

Actualmente, son 14 los integrantes de la cooperativa a los que se suman 50 personas que contrataron en forma temporaria, además de los productores de hortalizas, que son una pieza clave en la cadena de elaboración.

Nélida Mamaní y Griselda Amaya son dos de las integrantes de la Cooperativa que se resisten a la venta. Cuentan que fueron muchos años de penurias hasta poner la fábrica en funcionamiento, porque no había luz, ni gas y aun cuando comenzaron a vender la producción, no cobraron porque utilizaron el dinero para arreglar el enorme horno donde se deshidratan las hortalizas.

Incertidumbre de exempleados de Matas por una decisión judicial

La Justicia aprobó la venta en remate a un particular de las maquinarias y el predio, donde continúan produciendo los integrantes de la Cooperativa La Terre. Reclamo de la asociación de empresas recuperadas y del Foro de la Economía Social.

“Tenemos mucha tristeza, bronca y angustia. Esta es nuestra casa, así lo sentimos y queremos seguir trabajando”, fueron las palabras de las mujeres.

ELos trabajadores/as cuestionaron la decisión de la magistrada y aseguraron que nunca los escuchó. Foto: Ariella Pientro. 

Ester Chilaca e Ilda Antonucci compartieron esa tristeza. Dijeron que la decisión no tiene en cuenta el proceso que llevaron adelante y mucho menos el esfuerzo que implicó no sólo para ellas, sino para sus familias. “Nos duele esta decisión, sobre todo porque demostramos que la empresa es rentable en nuestra manos”.

Se resistieron a  ver la fábrica en la que trabajaron 30 años con un candado en la puerta, sin el ruido de las máquinas, sin ellos y ellas dentro. Hoy, como hace diez años, Daniel Sauretti, Nélida Mamaní, Ester Chilaca , Rubén Reyes, Ilda Antonucci, Miguel Aciar, Rosa Ríos, Mauricio Fogales, Griselda Amaya, Juan Castillo, Basilia Flores, Carlos Maya, Esperanza Romero y Daniel Amaya se organizaron para pedir que la fábrica siga en sus manos.

 

matas | terre | cooperativa | empresas | recuperadas | venta | remate | justicia | concurso | quiebra | alimentos