Los peligros ocultos detrás del "olorcito" a auto nuevo

Esa linda sensación de subirse a un 0 Km puede transformarse en un problema.

Los peligros ocultos detrás del "olorcito" a auto nuevo

El olor a auto nuevo produce afecciones a corto plazo y puede llegar a provocar cáncer con el paso del tiempo. Foto: publicada por autocosmos.com.

Sociedad Unidiversidad por Santiago Serrano / Publicado el 14 DE MAYO 2019

Todos los autos nuevos tienen ese olor particular que suele ser agradable para los conductores y pasajeros que disfrutan de ellos. Incluso se lo suele llamar “el perfume más caro” y existen desodorantes que imitan ese “olor a nuevo” que tienen los autos que recién salen a la calle. De hecho, muchos se entristecen cuando esa fragancia tan particular comienza a desaparecer con el paso del tiempo.  

Sin embargo, hay que decir que esa linda sensación de subirse a un auto nuevo puede llegar a transformarse en un problema, ya que ese aroma no es precisamente un perfume, sino que es una mezcla de gases volátiles que salen de químicos utilizados en la línea de producción, entre ellos algunos muy tóxicos, como el tolueno.

El olor proviene más precisamente de toda la variedad de productos químicos, incluidos disolventes, adhesivos, plásticos, cauchos y tejidos involucrados en la fabricación del vehículo. La exposición en exceso a ellos puede llegar a ser dañina para la salud del ser humano, tanto a corto como a largo plazo.

Por ello, Unidiversidad dialogó con André Souza, director de Tecnología de Información y Comunicación de una importante empresa automotriz brasilera (muchos de los vehículos que circulan por las rutas nacionales son fabricados en el país vecino), que explicó: “Algunos compuestos contienen sustancias muy tóxicas y pueden resultar muy dañinos para la salud”. “Por lo general, son más de 200 compuestos químicos los que ponen en riesgo la salud de la persona”, explicó Souza.

En ese sentido, el hombre de la industria automotriz consideró: “Los efectos a corto plazo pueden no ser tan graves, como dolores de cabeza, alergias, náuseas o mareos”.

Sin embargo, recalcó que “la cosa cambia” cuando hablamos a largo plazo, ya que la exposición continua a algunas de estas sustancias “puede provocar trastornos hormonales y reproductivos, dañar el hígado, los riñones y el sistema nervioso central, e incluso provocar cáncer”. “Esto es más preocupante si tomamos en cuenta el tiempo que una persona pasa en su auto, estando expuesta a estos químicos, que en promedio puede ser de media hora hasta cinco”, remató André Souza. 

Por otra parte, el médico toxicólogo Sergio Saracco explicó a este medio: “Lo que tienen los autos nuevos son hidrocarburos aromáticos, lo mismo que le da el olor a la nafta. Por ejemplo, una de esas sustancias es el benceno”.

Además, el especialista, director del Observatorio de Salud Pública y Problemáticas de Consumo de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCUYO, señaló: “Estos hidrocarburos aromáticos generan un riesgo crónico para el sistema nervioso central, aumentan la probabilidad de efectos cancerígenos y muchas otras cuestiones, que se manifiestan dependiendo del tiempo y modo de uso que se le dé al vehículo”.

 

Cuándo aumenta el riesgo

Saracco contó que los principales peligros se producen cuando el auto “queda mucho tiempo expuesto al sol”, ya que en ese momento se produce el desprendimiento de las sustancias tóxicas que afectan la salud del ser humano. Reveló también que el uso del aire acondicionado también genera la inhalación de estas sustancias porque el habitáculo está herméticamente cerrado, con la circulación de aire artificial.

Para evitar este inconveniente, el director del Observatorio de Salud Pública y Problemáticas de Consumo de la UNCUYO recomendó a los conductores “mantener ventilado” el vehículo el mayor tiempo posible y dejarlo estacionado a la sombra para evitar la concentración de estos “vapores tóxicos”. Por último, el toxicólogo hizo hincapié en que el problema “es crónico”, aunque destacó que con el paso del tiempo va mermando el impacto de los hidrocarburos en los conductores.

El director del Observatorio de Salud Pública y Problemáticas de Consumo de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCUYO dejó algunas recomendaciones para aquellas personas que compren un vehículo nuevo. Foto: archivo Unidiversidad.

 

Tips y recomendaciones

Aunque las diferentes marcas de autos han estado trabajando durante años para disminuir estos riesgos, hay algunas cosas que el conductor puede hacer para reducir las probabilidades de inhalar los químicos que se desprenden de los autos.

  •  La exposición que tenga el auto al sol puede acelerar la reacción química. Es por eso que se debe procurar dejarlo en la sombra y poner siempre un parasol en el parabrisas.
  • Mantener el auto lo más ventilado posible, especialmente durante los primeros seis meses. 
  • Pasar frecuentemente una toalla de microfibra y un limpiador no tóxico, sobre todo cuando el vehículo es nuevo.

sociedad | autos | nuevo | sustancias | químicas | cáncer | 2019 |