Mendoza cuenta con la primera escuela de Rollerski para niños y niñas

Las clases son gratuitas y se dictan para pequeños de 9 a 12 años en el predio deportivo del Estadio Malvinas Argentinas. Margarita Manté, la instructora de la disciplina, dialogó con Radio U sobre la propuesta.

Mendoza cuenta con la primera escuela de Rollerski para niños y niñas

Foto: Prensa Gobierno de Mendoza

Sociedad Radio U Este Lejano Planeta / por Unidiversidad / Radio U- Este Lejano Planeta / Publicado el 10 DE JUNIO 2021

En el marco del programa nacional Escuelas Deportivas Argentinas (EDA), Mendoza cuenta con la primera escuela de rollerski en el predio del Estadio Malvinas, a cargo de la profesora Margarita Manté. Los encuentros se realizan los martes y jueves de 15 a 18 y están destinados a niños de 9 a 12 años.

Conocidas como Escuelas de Iniciación Deportiva, el programa de Escuelas Deportivas Argentinas tiene como objetivo favorecer el acceso a espacios de iniciación y desarrollo deportivo, mediante un proceso formativo de enseñanza y perfeccionamiento del deporte en niños, niñas y adolescentes.

En ese sentido, para saber más de esta actividad, Radio U y Franco Cerroni (practicante) dialogaron con la instructora de Rollerski en Mendoza, Margarita Manté.

“Al principio la idea fue traer desde España el deporte a Mendoza, gracias a las potencialidades que tiene la provincia ya que era un deporte nuevo y casi nada conocido en todo el país. Al ver las posibilidades que nos daba este deporte, vimos que era una gran posibilidad para desarrollarlo en Mendoza, sobre todo en la zona del Parque General San Martín que tiene muchas ciclovías y zonas peatonales para poder practicarlo”, manifestó Manté.

Sin embargo, la instructora afirmó que uno de los obstáculos que impide que el rollerski pueda seguir creciendo se debe a la escasez de recursos con que cuentan chicos y chicas que están comenzando su aprendizaje en esta disciplina. “El principal desafío en este momento es cómo cada vez mejorar la calidad de las clases y que los chicos puedan seguir mejorando en su nivel técnico con el poco material que tenemos” detalló.

De todas maneras, la también profesora en Educación Física resaltó que el progreso de los alumnos en el rollerski es notoriamente positivo y destacó el buen clima que se crea con ellos en sus encuentros. “Al ser una disciplina individual no hay problema, tienen distanciamiento, tenemos un espacio al aire libre en donde están separados los chicos. Entonces por suerte hemos podido entrenar y tener las clases normalmente” aseguró Manté respecto a los cuidados que se están tomando con sus estudiantes en el contexto de pandemia.

Respecto al interés que hay en el rollerski en la provincia, la profesora explicó que la disciplina ha ido creciendo incuestionablemente en los dos últimos meses, a pesar de que inicialmente había cierta reticencia. “Ahora la gente se ve que ya ha empezado a escuchar, escuchamos a muchos papás con muchos nenes que dicen ¨¡Ah es para entrenar el ski cuando no hay nieve!¨ O sea, ya saben lo que es y yo creo que eso es un paso enorme, más allá de que el deporte vaya creciendo de a poquito. Que la gente empiece a saber lo que es y cuán bueno es para la salud, eso es algo muy importante” añadió Manté.

En relación a los contenidos y herramientas que se abordan en las clases, la profesora comentó que están vinculados con las habilidades motrices básicas, los conocimientos de atletismo que se aplican al rollerski, así como también datos generales sobre esta disciplina y las diferencias con el esquí de fondo.

Cabe destacar que, hasta el momento, hay 15 chicos que están inscriptos en el programa de escuela del Rollerski. Asimismo, se realizan clases de forma personalizada de esta disciplina para aquellos niños y niñas de la misma edad que no forman parte del proyecto, así como también para adolescentes y adultos.

Quienes estén interesados en recibir más información acerca del Rollerski pueden contactarse a rollerskimendoza@gmail.com.

Escucha la nota completa. 

Audio

  • Informe sobre Rollerski.

    Entrevista a profesora Margarita Manté