No todo es psicosis: el abordaje de la salud mental en los medios de comunicación

Banalización, estigmatización y referentes no aptos para hablar sobre salud mental son algunos de los condimentos que se mezclaron en los últimos días.

No todo es psicosis: el abordaje de la salud mental en los medios de comunicación

Foto: mitsloanreview.mx

Sociedad

Salud

Unidiversidad

Ángeles Balderrama

Publicado el 28 DE JULIO DE 2021

El tratamiento mediático que tuvo el caso de Santiago Moreno Charpentier, más conocido como Chano, encendió la alerta por la forma en la que se desarrollaron las temáticas de salud mental. Sin embargo, a nivel social, los padecimientos mentales siguen repletos de miedos y mitos. Banalización, estigmatización y referentes no aptos para hablar sobre salud mental son algunos de los condimentos que se mezclaron en los últimos días.

“Cuando se habla de salud mental hay que ser muy prudentes y no tratarlos a la ligera. Pareciera que al hablar de estos temas todos tenemos que saber de salud mental y no es así, porque para eso hay determinadas carreras y especialidades. En esta semana hemos visto desde periodistas hasta médicos clínicos hablando sobre esto, y me preocupan las opiniones de los profesionales. Los médicos tienen muy poca capacitación sobre esto; es como si un psicólogo hablara de problemas de hígado”, detalló a Unidiversidad el psicólogo y especialista en Prevención y Asistencia de Adicciones, Miguel Conocente.

En este sentido, durante los últimos días el estado de salud de Chano estuvo en boca de una gran cantidad de personas. Al inicio, se lo catalogó de manera indiscriminada como “brote psicótico”, sin conocer realmente cuál era la situación. Asimismo, es común que otras enfermedades como la depresión o esquizofrenia también se banalicen y se apliquen en cualquier situación, sin diagnóstico previo.

“Hay un revoleo de diagnósticos de manera grave. En general, lo que puede decir alguien que no se dedica a temáticas de salud cuando un paciente está agudo, es que se puede ver a una persona que está ‘excitada demás’ y no mucho más que eso. De ahí a decir que hay un brote psicótico hay un abismo. Primero tiene que tener una enfermedad de base, un diagnóstico previo”, dijo Conocente.

En general, los brotes psicóticos son asociados al peligro y la agresividad hacia terceros, pero es un mito. “Una persona con un brote psicótico puede estar caminando al lado tuyo y no te das cuenta. Estos días en los medios escuché cosas aberrantes como que son pacientes peligrosos, y la mayoría de los pacientes que sufren algún tipo de psicosis no lo son. Además, frente a una situación de tensión o miedo, cualquiera de nosotros puede padecer una crisis”.

Bajo el calor de la última noticia y los tiempos veloces que exige la comunicación, Chano, su familia, vecinos, y todas las historias quedaron en primera plana, sin ningún tipo de respeto ni resguardo por la situación que estaba viviendo. Allí, la Ley Nacional de Salud Mental quedó vulnerada ya que no se preservó su identidad, historia o grupo de pertenencia. La adicción es una problemática con la que se lucha durante mucho tiempo y que puede generar varias situaciones similares. En ellas, es posible que se recurra a la asistencia del Estado.

“En este caso conocido, uno no puede juzgar ni al efectivo de seguridad, ni al funcionamiento de la familia porque son situaciones tremendamente agudas. Pensemos que una persona que debe requerir asistencia y ayuda termina con un balazo en el abdomen. Ahí hay que replantearse para atrás cómo llegamos a una situación así”, destacó el médico psiquiatra Manuel Vilapriño a Radio U.

 

Los derechos de los pacientes con padecimientos mentales

Durante la década del 90 se utilizaron las internaciones compulsivas para cientos de pacientes, obligados por el poder sanitario. Las estadísticas demostraron que la eficacia de recuperación fue menor al 20 %.

“Escuché en un medio de comunicación que decían que deben volver las internaciones compulsivas y en muy pocos casos se puede justificar una internación sin acuerdo del paciente. En los consumos problemáticos más del 90 % de los pacientes se pueden abordar muy bien sin ningún tipo de internación”, agregó Conocente.

La Ley Nacional de Salud Mental (26.657), sancionada en 2010, tiene por objeto asegurar el derecho a la protección de la salud mental de todas las personas, y el pleno goce de los derechos humanos de aquellas con padecimiento mental que se encuentran en el territorio nacional. En tanto, remarca que las personas con uso problemático de drogas, legales e ilegales, tienen todos los derechos y garantías que se establecen en la ley en su relación con los servicios de salud.

Sin embargo, algunos especialistas ponen en cuestión la efectividad de la aplicación de la ley. Incluso, la madre de Chano pidió “que hagan algo con Ley de Salud Mental porque la adicción es una enfermedad y nadie nos da respuesta. Hay millones de madres que están golpeando puertas y nadie las escucha".

Según los datos brindados por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia, entre 2014 y 2019 el presupuesto de "Apoyo y Promoción a la Salud Mental" bajó un 84,8 %. En tanto, el presupuesto original propuesto para 2020 fue un 1,9 % más bajo que el de 2019 en términos reales. 

El panorama desde Mendoza

Para la doctora Elizabeth Liberal, directora de la Dirección de Salud Mental y Adicciones, es importante que se hable sobre salud mental, especialmente luego de los meses de pandemia, aunque lamenta que sea a través de este hecho. “Escuché cosas que son muy erróneas. Acá hay un fundamentalismo de los que están a favor y los que están en contra, y esto impide la construcción critica”.

“Adhiero a la Ley de Salud Mental y estoy de acuerdo con que el paciente con un padecimiento mental no lo va a tener para siempre, que va a poder tener modificaciones a lo largo de su vida y podrá estar inserto en actividades. La ley ha intentado otorgar que sean sujetos de derecho, que puedan ser evaluados por un equipo interdisciplinario y tengan su internación en hospitales generales. Tendrá algunos claros oscuros pero sé que trae grandes beneficios. También sé que para esto, desde la salud se deben hacer grandes inversiones como son los dispositivos intermedios ”, expresó Liberal.

Para la médica psiquiatra, estamos frente a un cambio de paradigma, en donde se pone en valor la salud integral de la persona. Sin embargo, frente a la polémica sobre los cierre de los monovalentes, considera que aún no es el momento porque las condiciones edilicias no lo permiten. “Falta muchísimo para poder llevar a la Ley a la práctica total, pero sí se puede ir poniendo en práctica, y en Mendoza se hace, el tener camas en hospitales generales, hacer una estrategia de atención primaria de la salud y un seguimiento de la problemática mental”.

No están dadas las condiciones para el cierre de los monovalentes. Eso será para cuando estén dadas las condiciones de infraestructura para instalaciones involuntarias, por eso la necesidad de los monovalentes, que hayan más dispositivos intermedios como Hospitales de Día, pero vamos en ese camino. Otra polémica es que se habla de que con la Ley no se pueden hacer internaciones voluntarias e involuntarias y eso me enoja porque no es real. Hoy se pueden hacer, pero son más cuidadas, de breve tiempo, con un equipo que evalúa si hay riesgo evidente. Sin embargo, cuando uno habla con las familias siempre piden la internación, el problema es que si no hay conciencia de enfermedad, no hay evolución. Por eso se intenta que la internación sea para las crisis, por ejemplo", agregó.

En Mendoza, la Dirección de Salud Mental y Adicciones trabaja a la par con el Grupo Gris de la Policía, un conjunto interdisciplinario que trabaja emergencias, en donde las personas se encuentran bajo casos de excitación, intentos de suicidios o conflictos difíciles. “Llaman al 911, contás la situación y ellos te contactan con el Grupo Gris. Con ese equipo y Salud Mental hemos dado capacitaciones al resto de la Policía para enfrentar el trabajo bajo situaciones complejas”.

salud mental chano brote psicótico psiquiatria argentina medios de comunicación estigma