Nueva vacuna contra el VIH-Sida abre la esperanza

El objetivo es mantener el virus a raya sin necesidad de tomar medicación. Hasta el momento, se aplicó en 200 pacientes y los resultados fueron asombrosos. Cómo está la situación en Mendoza. Infografía

Nueva vacuna contra el VIH-Sida abre la esperanza

Una vacuna abrió la esperanza de la lucha contra el HIV. Foto: Twitter.

Sociedad

VIH

Unidiversidad

Por: Santiago Serrano / Unidiversidad

Publicado el 15 DE FEBRERO DE 2019

Una vacuna anti-VIH pronto podría ser una realidad. Un nuevo estudio clínico en Sudáfrica ha confirmado una mejora avanzada en el tratamiento de un grupo de 200 pacientes con VIH.

Esta futura vacuna, que se encuentra en segunda fase de ensayo clínico y ha sido desarrollada por el Instituto Sanitario Italiano (ISS) y Vaxxit (fabricante de la vacuna) mostró ser hasta el momento exitosa en un grupo de 200 pacientes con VIH.

El suministro de la vacuna terapéutica italiana Tat contra el sida en pacientes en terapia antirretroviral es capaz de reducir en forma drástica -en un 90% a ocho años de la vacunación- la "reserva de virus latente" resistente a la terapia convencional.

A raíz de este avance, desde Unidiversidad se comunicó con el jefe del Programa Provincial de Sida, Víctor Bittar, quien proporcionó información respecto sobre este avance puntual, cómo funciona y cómo se aplica. También, en qué tipo de pacientes se hace y cuál es la situación en Argentina y Mendoza.

En primer lugar, Bittar detalló de qué se trata este tipo de vacunación experimental: “El tema de las vacunas terapéuticas consiste en aplicar una serie de elementos que se obtienen sintéticamente del virus, que son similares a proteínas que posee el mismo y se colocan en personas infectadas por el HIV”.

Y continuó: “Con las vacunas terapéuticas se estimula al sistema inmune para fabricar anticuerpos y células, dirigidas contra estas sustancias o antígenos similares al virus, para mantener controlada la replicación viral y preservar el sistema inmune. De esa manera, las personas que están en tratamiento se postula que podrían llegar a suspender  por un tiempo determinado, varios meses o años, la medicación antiretroviral que hoy en día tienen que tomar”.

En este marco, Bittar hizo hincapié en que “esta vacuna no sirve para prevenir el contagio de la infección sino para mejorar la calidad de vida de los pacientes”. Y agregó: “En definitiva, sirve para estimular la respuesta del sistema inmunológico propio del individuo, en personas que ya están infectadas y en tratamiento, para ver si las respuestas posibilitan dejar la medicación frecuente”.

Por otra parte, el jefe del Programa Provincial de Sida insistió: “Esto no se trata de una cuestión de cura y tampoco erradica completamente la infección”.

En cuanto a la aplicación de esta nueva vacuna, Bittar resaltó que este avance "está en fase experimental”, lo que significa que “se están realizando pruebas en personas infectadas, quienes se someten voluntariamente a este tipo de protocolo de investigación”.

Finalmente, el jefe del Programa Provincial de Sida se refirió a la situación nacional y provincial respecto a las vacunas terapéuticas: “En Argentina y en Mendoza estamos muy lejos de poder acceder a ello. En caso de terminar de comprobar su utilidad, primero hay que patentar la vacuna, luego registrarla y después tiene que pasar por el filtro de las instituciones que en cada país aprueban este tipo de uso”.

 

(Víctor Bittar, jefe del Programa Provincial de Sida, se refirió a los avances de la vacuna terapéutica en Europa. Foto: Legislatura de Mendoza)

¿Qué hace la vacuna?

 Se trata de una vacuna tripartita, administrada en tres dosis durante tres meses dirigida a la proteína Tat, clave en la expansión del Virus de Inmunodeficiencia Humana.

Su función es restaurar el sistema inmunitario de los pacientes a niveles normales o prácticamente normales, ya que, según han comprobado los expertos, tras un seguimiento de hasta 48 semanas, la vacuna induce la aparición de anticuerpos anti-Tat, manteniendo la infección a raya al reducir el número de proteínas en el torrente sanguíneo.

Los resultados, por el momento, han sido muy positivos en cuanto a la comorbilidad (enfermedades adicionales respecto al diagnóstico inicial) y esperanza de vida de estos pacientes.

Infografía (Télam)

internacional nacional salud hiv sida vacuna víctor bittar experimental pacientes italia sudáfrica