Recomendaciones para la alimentación en verano

Agua, frutas y verduras son la base de esta época del año. Unidiversidad conversó con una especialista en Nutrición.

Recomendaciones para la alimentación en verano

Imagen ilustrativa

Sociedad

Unidiversidad

Unidiversidad / Agustina Cruciani

Publicado el 19 DE ENERO DE 2016

Las altas temperaturas, el constante cambio climático y las vacaciones hacen que nuestro cuerpo ingiera alimentos de más, que no deben comerse o con muchas calorías para la época del año. Uno se levanta temprano para ir a trabajar, desayuna rápido y cuando llega a almorzar no sabe qué hacer con este calor, el cual muchas veces hace que lo se coma, caiga mal.

Unidiversidad dialogó con una especialista, María Fátima Ghazoul, licenciada en Nutrición que trabaja en el Departamento de Educación para la Salud del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes de la provincia.
 

Líquidos, lo más importante

El líquido es esencial en nuestra alimentación, y más en esta época del año. Hay que ingerir un vaso desde la primera hora del día. Después continuar con nuestro desayuno típico, café con leche o yerbeado. “Hay que tomar liquido de forma permanente, mañana y tarde. Aunque no tengamos sed, nuestro organismo lo necesita” dijo la nutricionista.

Otra recomendación son los licuados, una buena opción. A base de agua, hielo para que sea más refrescante, y frutas, se convierten en otro pilar de nuestra alimentación de verano. Pueden ser combinados, con naranja, duraznos, banana, incluso de zanahoria, una verdura que contiene vitamina A y betacaroteno, que ayuda a la piel en la absorción de los rayos solares.

También se puede consumir yerbeado, hacerlo en casa y dejarlo enfriar, o tereré. Hay que evitar las bebidas azucaradas, como las gaseosas, ya que provocan más sed y son calorías vacías.

Algo muy saludable y rico para ingerir es la gelatina, es a base de agua y se puede comer con frutas. Además es muy fresca. 

"El agua es vital, es lo más importante".

Frutas y verduras

Ambas son sumamente importantes, son la base de la pirámide. Las verduras de hoja, las verdes, las variedades de lechugas (repollada, morada), la rúcula, todo previamente lavado, se pueden combinar con tomate, es la época del tomate en Mendoza) y con zanahoria rallada. Se puede hacer una ensalada mixta, siempre con más de tres verduras.

El durazno, manzana, pera, melón, sandía o el tipo de fruta que aparezca en el mercado o en la verdulería del barrio es esencial para la alimentación. Puede consumirse como colación, como postre o a media mañana, pero sí o sí, una por día.
 

Almuerzo y cena

"¿Qué hacer de comer?" es una pregunta reiterada en el vivir cotidiano al final del día. Simple, fresco, liviano y rápido son algunas de las características que se buscan al momento de cocinar.

Fátima Ghazoul recomienda las tartas, frías o calientes, de zapallito italiano, acelga, choclo, atún e incluso combinadas. También los canelones de verduras, o ensaladas frías con un popurrí de verduras.
 

Carnes

Es algo común el asado en el río o encender la parrilla después de la pileta. Lo que recomienda la especialista en nutrición es ingerir carne vacuna semanalmente, con moderación, y no abusar de su consumo. Si es a la parrilla se puede combinar con verduras asadas; puede ser cebolla, zapallitos, morrones. También se puede hacer un brochet, simple y nutritivo.

El pollo se puede cocinar de muchas maneras distintas y se puede incorporar a las ensaladas.

Con respecto al pescado, hay que conocer bien su lugar de procedencia, ya que al no ser Mendoza una zona pesquera, el pescado viene de afuera y las temperaturas altas pueden afectarlo. Por eso se recomienda consumirlo fresco.
 

Ejemplo de un día de verano

La lcenciada en Nutrición da una sugerencia de cómo organizar un día:

  • Desayuno: café con leche y tostadas con mermelada.
  • Media mañana: yogur o frutas.
  • Almuerzo: ensalada, siempre, con una porción de tarta o un budín de verduras.
  • Colación: fruta, puede ser una hora después del almuerzo, no necesariamente al instante.
  • Cena: liviana, no consumir carnes ni comidas muy elaboradas. Comidas de digestión rápida.

"Evitar saltear comidas y dejar espacios entre una y otra".

Helado

Algo típico del verano, se suele consumir en mayor cantidad y en cualquier momento del día. Hay que tener en cuenta que, si bien es nutritivo, también es calórico, tanto si es de crema como de agua. Por eso, hay que consumirlo con moderación.

Por último, las recomendaciones que dio Ghazoul, principalmente para las personas que vuelven de vacaciones y no han mantenido un régimen, son las siguientes:

  • Consumir más verduras y frutas regionales.
  • Llevar una planificación de lo que se va a comer para no cometer errores y repetir comidas.
  • Alimentación variada.
  • Siempre con actividad física, por lo menos una vez al día, correr, caminar o andar en bicicleta. La natación también es muy buena.
  • Consumir agua, fundamental.
  • Si se presentan dudas, informarse sobre una alimentación saludable, concurrir a un especialista.

nutricion verano frutas verduras