Trabajadores de terapia intensiva: “No podemos más"

Advirtieron que los recursos tecnológicos y humanos para enfrentar la pandemia se están agotando y llamaron a la sociedad a reflexionar. Hicieron visibles los bajos salarios que perciben.

Trabajadores de terapia intensiva: "No podemos más"

Foto: EFE

Sociedad Unidiversidad Personal de la Salud / por Unidiversidad / Fuente: Télam / Publicado el 02 DE SEPTIEMBRE 2020

"Los recursos para salvar a pacientes de coronavirus se están agotando (...) No podemos más, nos están dejando solos”, advirtieron desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) a través de una contundente carta pública. Las y los trabajadores que día a día enfrentan la pandemia remarcaron que los recursos tecnológicos y humanos son cada vez más escasos.

Mediante un comunicado firmado por la presidenta y el vicepresidente de la entidad, doctores Rosa Reina y Guillermo Chiappero, la SATI expresó: "Los médicos, enfermeros, kinesiólogos y otros miembros de la comunidad de la terapia intensiva sentimos que estamos perdiendo la batalla. Sentimos que los recursos para salvar a los pacientes con coronavirus se están agotando".

De esta manera, las palabras difundidas ayer, martes 1.° de septiembre, reflejaron el padecimiento de los trabajadores de la salud que están en la primera línea de "batalla" contra la COVID-19 desde hace más de seis meses. “No podemos más, nos están dejando solos”, afirmaron con contundencia además de advertir la escasez del recurso humano.

"La mayoría de las Unidades de Terapia Intensiva del país se encuentran con un altísimo nivel de ocupación. Los recursos físicos y tecnológicos, como las camas con respiradores y monitores, son cada vez más escasos. La cuestión principal, sin embargo, es la escasez de los trabajadores de la terapia intensiva, que a diferencia de las camas y los respiradores, no pueden multiplicarse", remarcaron.

Profesionales de la salud sufren ansiedad, insomnio y miedo de contagiar a un familiar

Ansiedad, angustia, miedo a contagiar a un familiar, insomnio, disminución de ingresos: esos son algunos de los impactos de la pandemia de COVID-19 sobre los profesionales de la salud, de acuerdo a una encuesta que realizó la Fundación Cardiológica Argentina (FCA).

Con un posteo a través de la cuenta de SATI en la red social Twitter, titulado "Solicitada. Los Profesionales de las Terapias Intensivas de Argentina sentimos que estamos perdiendo la batalla y ya estamos agotados y no tenemos reemplazos", la entidad destacó: "Los intensivistas, que ya éramos pocos antes de la pandemia, hoy nos encontramos al límite de nuestras fuerzas, raleados por la enfermedad, exhaustos por el trabajo continuo e intenso, atendiendo cada vez más pacientes". Sobre los profesionales de la salud contagiados, la SATI afirmó: "También tenemos que lamentar bajas, personal infectado y lamentablemente, fallecidos, colegas y amigos caídos que nos duelen, que nos desgarran tan profundamente".

Nuevo récord de contagios en un día en Mendoza: 444 casos

La Red de Laboratorios del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes de la Provincia informó que entre las últimas horas de este lunes y la jornada de este martes se procesaron 923 determinaciones y 444 fueron positivas para coronavirus: se registraron por PCR 436 nuevos casos y 8 por nexo clínico epidemiológico.

El pluriempleo de los trabajadores también es un tema preocupante para la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva: "Terminamos una guardia en una Unidad de Terapia Intensiva y salimos apresuradamente para otro trabajo. Necesitamos trabajar en más de un lugar para llegar a fin de mes (...) ganamos sueldos increíblemente bajos, que dejan estupefactos a quienes escuchan cuál es nuestro salario".

"Pero ahora sentimos que no podemos más, que nos vamos quedando solos, que nos están dejando solos; encerrados en la Unidades de Terapias Intensivas con nuestros equipos de protección personal y con nuestros pacientes, solo alentándonos entre nosotros", dice la carta.

Seguidamente, la entidad se refiere al comportamiento de la sociedad argentina en general y la convoca a reflexionar: "Observamos en las calles cada vez más gente que quiere disfrutar, que reclama sus derechos, la gente que se siente bien por ahora. ¿Qué pasará con ellos y sus familiares mañana? ¡Ojalá que no se transformen en uno de nuestros pacientes que, con fuerzas, trataremos de arrebatarle a la muerte! Porque nadie sabe cuándo el virus los infectará".

Así, sostienen: "Solo le pedimos a la sociedad que reflexione y que cumpla con tres simples pero importantes medidas, recomendadas científicamente: distanciamiento social (permanecer a más de 1,5 metros), uso de tapabocas (cubriendo nariz y boca), lavado frecuente de manos (con agua y jabón o alcohol gel), no aglomerarse, no hacer fiestas. ¡No desafiar al virus, porque el virus nos está ganando! Les suplicamos no salir si no es necesario. El personal sanitario está colapsado, los intensivistas están colapsados, el sistema de salud está al borde del colapso. ¡Por favor, ayudanos, quedate en tu casa! Ayudanos a disminuir el ingreso de pacientes. No queremos que vos seas el próximo paciente en nuestra Terapia Intensiva", concluyeron.

Primera línea de fuego: más de 3000 trabajadores de la salud muertos por COVID-19

Amnistía Internacional publicó un informe en el que recopiló datos sobre las tasas de mortalidad de los trabajadores de la salud de 79 países: más de 3000 trabajadores de la salud murieron a causa de la COVID-19 en todo el mundo, una cifra que probablemente esté subestimada y que puede verse plasmada en este mapa.