La equidad de roles, jugando desde la infancia

Las nuevas generaciones y el feminismo apuestan por otras alternativas a la hora de regalar. Los juguetes sin género ya son un hecho.

La equidad de roles, jugando desde la infancia

Foto: Startic 01

Sociedad Unidiversidad Reformular el mundo del juguete / por Unidiversidad / Ángeles Balderrama / Publicado el 23 DE DICIEMBRE 2019

Desde hace siglos, la lucha feminista instala debates en la sociedad. Actualmente, uno de ellos se relaciona con los productos infantiles sin género. En este sentido, algunas marcas internacionales ya empezaron a adaptarse a las nuevas demandas del mercado y ofrecen juguetes y muñecos que les permiten expresarse sin ataduras. En nuestra provincia, los cambios comenzaron a verse y el objetivo es que niños y niñas puedan desarrollar infancias libres.

“Los juguetes con distinción de género todavía funcionan para el marketing, pero desde lo social empieza a hacer ruido. Hay marcas importantes que este año sacaron muñecas sin género, a las que se les puede cambiar la ropa y peinado. Una Barbie, por ejemplo, podría ser usada tanto por niñas como niños porque es un simple juguete, pero el prejuicio de los adultos es tan grande que prefieren ver al niño jugando con el producto nuevo de Barbie (sin género) y no con la muñeca original, pensada para niñas”, destacó la publicista Pamela Peterle.

Foto: Mattel

De esta manera, los juegos y juguetes sin género son beneficiosos porque no reproducen los estereotipos tradicionales asociados a los niños y niñas, y permiten que se desarrollen y crezcan de manera libre y sin prejuicios. Sin embargo, aunque las nuevas generaciones comenzaron a pedir estos cambios en el mercado, algunos adultos consideran que los juguetes rosados y azules son las alternativas adecuadas.

“Creo que lo rentable es lo que pida la sociedad (o lo consuma). Hoy, el movimiento feminista se planta ante los estereotipos y prejuicios que empiezan desde la niñez. El año pasado fue un mensaje machista de un supermercado mendocino; este año hacen que cambie la famosa muñeca Barbie. De a poco creo que se va a ir modificando”, comentó Peterle. 

La industria del juguete se olvidó de cuestionar los mandatos de género

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Ángeles Balderrama / Publicado el 18 DE DICIEMBRE 2019 Con la impronta del feminismo, algunas divisiones binarias en la sociedad comenzaron a ser replanteadas. El concepto de varón y mujer, con todas las cualidades que históricamente se les atribuyeron, dejó de ser la única opción y empezaron a visibilizarse otras posibilidades.

 

La importancia de jugar sin restricciones

Históricamente, los juguetes han tenido una misión muy significativa. Al inicio, estos cumplieron roles educativos que iban más allá de la función de juego (en la época de posguerra, por ejemplo, los juguetes buscaban enseñar el contexto sociopolítico). Posteriormente, tuvieron un rol atravesado por el género, que buscaba enseñar a diferenciar actividades. Ahora, y con mayor presencia de los soportes tecnológicos, el juego posibilita otro tipo de interacción.

“El juego en la infancia es fundamental, es la base de lo que va a permitir la madurez, no solo a nivel emocional, sino también a nivel cognitivo. Además, permite el desarrollo de habilidades y actividades sociales que van a poner en juego en la edad adulta. Es como un ensayo que les permite anticiparse a un montón de situaciones y comprender las interacciones con el otro”, explicó la psicopedagoga Fernanda Distéfano a Unidiversidad.

En la actualidad, existe un nuevo marco de crianza que propone volver al juego sin género, ya que entiende que la construcción de la identidad debería darse de manera libre, sin una implicancia marcada desde lo sociocultural y comercial. A la vez, se busca que cada niña o niño le otorgue el significante y significado que cada uno desee.

Foto: Charhadas

“En una primera instancia, niños y niñas tienen una reacción que es aprehendida desde la cultura. Por ejemplo, al varón que nunca ha visto a otro varón jugando con bebotes o a la cocinita le genera una reacción, pero es una reacción totalmente cultural que tiene que ver con la presión y el bagaje que ellos traen sobre conductas aprehendidas, y no con una cuestión natural o de necesidad propia del niño”, indicó Distéfano. De esta manera, cuando el niño es alentado a interactuar con este tipo de juguetes, descubre un placer y gratificación similar a la que obtiene jugando con los típicos artículos asignados tradicionalmente a su género.

“No está mal que los niños y niñas usen los juguetes que les asigna la cultura; lo que está mal es prohibirles jugar con aquello que desean porque no se lo permiten los estereotipos de género. Ese es el gran conflicto frente al juguete. La idea de utilizar algo sin género les da la posibilidad de interactuar, crear y construir a partir de elementos que estén dotados de menos contenido cultural”, dijo Distéfano.

 

El mercado en Mendoza

Aunque madres, padres y familiares se acercan a la tradicional Feria del Juguete con algunos pedidos especiales, la mayoría opta por recorrer los distintos locales de venta. En líneas generales, se compran juguetes para disfrutar del verano, la pileta y el agua. 

“La pelota es un clásico para nenes y nenas, y se venden mucho las armitas para el agua. Otras cosas que se buscan son los juegos de mesa como el dominó, el Uno, el Dos, el ajedrez. En la feria también hay puestos de libros de todo tipo”, destacó Jorge Quiroga, organizador del evento.

Inflables para piletas y drones, los juguetes más pedidos a Papá Noel

Héctor Rossi, dueño de la juguetería Marilú, indicó que los productos se incrementaron el 25 % con respecto a los precios que tuvieron para el Día del Niño.

juguetes sin género | mendoza | juego | pedagogía | argentina | estereotipos | feminismo | niños | niñas