Crecen los precios mundiales de los alimentos y otra vez se acercan a máximos en una década

Subieron el 32,9 % en un año. Cuál es el papel del azúcar, el trigo y los aceites en este incremento de precios.

Crecen los precios mundiales de los alimentos y otra vez se acercan a máximos en una década

Foto: Municipalidad de Mendoza

Sociedad

Alimentación

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuente: Télam

Publicado el 02 DE SEPTIEMBRE DE 2021

Los precios mundiales de los alimentos rebotaron y mostraron un alza en agosto pasado, luego de dos meses consecutivos de caídas. Así lo reflejó el indicador de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), cuya sede se localiza en Roma, Italia.

El índice, que registra los cambios mensuales en las commodities de alimentos más intercambiadas en el mundo, promedió 127,4 puntos en agosto, lo que implica una suba del 3,1 % respecto de julio y el 32,9 % en comparación con el mismo mes en 2020. La suba impacta en las presiones inflacionarias en todo el mundo, como así también en los consumidores, especialmente en el caso de los países de menores ingresos y más dependientes de importaciones.

 

Qué hay detrás del aumento de los precios

Tres alimentos que motorizaron el alza durante agosto fueron el azúcar, el trigo y los aceites vegetales.

En el caso del azúcar, el índice registró un incremento del 9,6 % intermensual, impulsado por la preocupación por el daño que provocaron las heladas en los cultivos de Brasil, el mayor exportador mundial de azúcar.

No obstante, el alza en los precios fue mitigado, en parte, por buenas perspectivas de producción en India y los países que conforman la Unión Europea, como así también por la caída de los precios del petróleo y un debilitamiento del real brasileño.

En cuanto a los cereales, promediaron una suba del 3,4 % respecto de agosto y, en el caso del trigo, aumentó el 8,8 %. Las causas fueron, en primer lugar, las menores expectativas de cosechas en los principales países exportadores debido al clima seco y las olas de calor; en segundo lugar, que se prevé que la producción de Estados Unidos llegue a un mínimo en ocho años y, en el caso de Canadá, en cuarenta años.

En ese sentido, se pronostica una contracción del 0,7 % (a 769,5 millones de toneladas) de producción de trigo, debido al impacto que causa la sequía en Norteamérica, así como las adversas condiciones climáticas (en este caso, de frío) en Kazakstán y Rusia, según señala el reporte.

Foto: Freepik

Además, en el caso de la Unión Europea, si bien este año la cosecha es mayor (138,6 toneladas contra 125,9), las lluvias provocaron un trigo de menor calidad, lo que redujo la cantidad de harina que puede producir un grano.

Según señala la institución dependiente de Naciones Unidas, se espera que la producción mundial de cereales alcance los 2788 millones de toneladas en 2021, un alza del 0,7 % respecto de 2020, motivado por un mayor consumo de alimentos (en especial, para animales de granja), aunque revisado a la baja en comparación con las previsiones de julio, y con un comercio mundial a la baja al preverse una contracción del 1,3 % a 466 millones de toneladas. En tanto, en el caso del aceite vegetal, los valores aumentaron el 6,7 % en agosto, con el aceite de palma situándose en máximos históricos, mientras que el aceite de colza y el de girasol también registraron subas.

En cambio, en el caso del maíz, se registró una baja del 0,9 % debido a mejores perspectivas de producción en la Argentina, la Unión Europea y Ucrania, que permitieron mitigar pronósticos a la baja en Brasil y Estados Unidos.

Una caída similar se dio en el caso del arroz, que se estima que alcanzará una producción récord de 519 millones de toneladas, impulsada por buenas cosechas en Vietnam.

Foto: Pixabay

También cayeron levemente los productos lácteos, con mayor disponibilidad estacional de productos en Oceanía y una débil demanda mundial de importaciones. En el caso de la carne, los valores marcaron una leve alza con una fuerte demanda por parte de China (especialmente en los productos bovinos y ovinos) así como de Asia del Este y el Medio Oriente (en el caso de las aves de corral). En contraste, cayeron los precios de la carne porcina debido a que continúa descendiendo la demanda interna de los países europeos y de China.

Según la agencia Bloomberg, otro factor para el alza récord en las commodities alimenticias es la falta de trabajadores en las cadenas de producción (la agricultura es una de las industrias menos automatizadas aún) debido a la pandemia del coronavirus y los mayores costos de transporte. Abdolreza Abbassian, economista de la entidad de Naciones Unidas, indicó que las chances de un alivio en los precios en los próximos meses probablemente es limitada. “Ahora hay un nuevo factor con menor control que en el pasado, que es la condición climática”, advirtió.

sociedad alimentación precio de los alimentos onu