El desperdicio de alimentos genera entre el 8 y el 10 % del total de los gases de efecto invernadero

Así lo difundió la FAO (ONU) en el día de Concientización sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos. ¿Por qué es importante para el planeta reducir la pérdida y desperdicio?

El desperdicio de alimentos genera entre el 8 y el 10 % del total de los gases de efecto invernadero

Cerca del 14 % de los alimentos del mundo se pierden después de la cosecha. Foto: Eva Bronzini / pexels.com

Medio Ambiente

Unidiversidad

Unidiversidad

Publicado el 29 DE SEPTIEMBRE DE 2022

Alrededor del 14 % de los alimentos del mundo se pierde después de la cosecha, hasta la fase de venta al por menor de la cadena de suministro, pero sin incluirla, y se calcula que un 17 % se desperdicia en esa misma fase y a nivel del consumo.

Estas pérdidas y desperdicios de alimentos representan entre el 8 % y el 10 % del total de los gases de efecto invernadero (GEI) mundiales, lo que contribuye a la inestabilidad del clima y los fenómenos meteorológicos extremos como las sequías y las inundaciones. Los cambios de esa índole perjudican el rendimiento de los cultivos, reducen su calidad nutricional, provocan perturbaciones en la cadena de suministro y ponen en peligro la seguridad alimentaria y la nutrición.

En la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, más concretamente en la meta 12.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se pide que se reduzca a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel del consumo y se reduzca la pérdida de alimentos en las cadenas de producción y suministro.

Se estima que en todo el mundo 3100 millones de personas no pueden acceder a dietas saludables y que unos 828 millones pasan hambre. En suma, esto significa que estamos ante la apremiante necesidad de acelerar las medidas orientadas a reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos.

Con solo ocho años por delante para alcanzar la meta, no está de más recalcar la urgencia de ampliar las medidas con el fin de reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos. Reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos brinda la oportunidad de obtener beneficios inmediatos relacionados con el clima y, al mismo tiempo, mejorar la sostenibilidad global de nuestros sistemas alimentarios, lo que representa una transformación necesaria para garantizar unos mejores resultados en materia de nutrición y en favor del planeta en beneficio de las generaciones actuales y del futuro.

Mensajes clave

  1. Puesto que la población mundial sigue creciendo, nuestro reto no debería ser cómo cultivar más alimentos, sino cómo reducir la pérdida y el desperdicio de manera sostenible. Se trata de una necesidad inmediata si nuestra intención es aumentar al máximo el uso de los alimentos producidos para alimentar y nutrir a más personas (FAO, 2019). 
  2. Dar prioridad a la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos es fundamental para la transición hacia sistemas agroalimentarios sostenibles que mejoren el uso eficiente de los recursos naturales, apacigüen los efectos en el planeta y garanticen la seguridad alimentaria y la nutrición.
  3. Reducir la pérdida de alimentos es una de las soluciones con mayor impacto en el clima.
  4. La innovación, las tecnologías y la infraestructura climáticamente inteligentes aplicadas a la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos son esenciales para mejorar la eficiencia y limitar las emisiones del sistema alimentario.
  5. ¡La comida no es nunca un desperdicio! La aplicación de prácticas circulares permite convertir los alimentos que se pierden y desperdician en compost, o utilizarlos para producir biogás, evitando de esa manera las emisiones nocivas de metano.
  6. La buena gobernanza, el desarrollo del capital humano, la colaboración y las asociaciones son indispensables para maximizar los efectos positivos de la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos.

Fuente: fao.org

alimentos desperdicios ambiente