“Hablemos de drogas, la información salva vidas”

Es el lema que lleva adelante este año la ONU en el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas. Según su último informe, cerca de 275 millones de personas consumieron drogas durante el último año a nivel global, es decir, el 22 % más que en 2010.

"Hablemos de drogas, la información salva vidas"

Foto: Informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Sociedad

Consumo Problemático

Unidiversidad

Unidiversidad / Fuente: Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Publicado el 25 DE JUNIO DE 2021

Consciente de la amenaza que suponen las drogas ilícitas para la sociedad, de los efectos negativos que genera el uso indebido, la producción y el tráfico ilícito de drogas y sustancias psicotrópicas para el individuo, en 1987, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) decidió celebrar el 26 de junio el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas para dar una muestra de su determinación de fortalecer las actividades y la cooperación encaminadas a alcanzar una sociedad internacional sin uso indebido de drogas.

Con el lema de 2021, "Hablemos de drogas, la información salva vidas", la organización mundial pretende combatir la desinformación. “Debemos tratar y compartir (de modo) alto y claro los hechos reales sobre las drogas. Es fundamental conocer los riesgos que tienen para nuestra salud y buscar las soluciones para abordar el problema mundial de las drogas, desde la prevención, el tratamiento y la atención basados en pruebas y el cuidado de las personas con adicción a las drogas”, reza el comunicado de la ONU.

A su vez, la campaña de este año quiere mostrar los datos clave que provienen del Informe Mundial sobre las Drogas de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc). Según este, la potencia del cannabis se ha cuadruplicado, pero cada vez menos adolescentes lo perciben como una droga perjudicial para la salud. Tanto es así que alrededor de 275 millones de personas consumieron drogas durante el último año a nivel global, el 22 % más que en 2010, revela el informe publicado este jueves.

El documento también ofrece un panorama general del mercado mundial de drogas, con especial foco en el impacto de estas en la salud y el bienestar de la población en el contexto de la pandemia de COVID-19. La potencia del cannabis se ha cuadruplicado en ciertas partes del mundo durante las últimas dos décadas. Sin embargo, la proporción de adolescentes que perciben dicha droga como perjudicial se redujo hasta en el 40 %.

Esta brecha conceptual persiste a pesar de que los estudios han demostrado que el consumo de cannabis conlleva perjuicios para la salud, especialmente entre los consumidores habituales de la droga a largo plazo. Por otra parte, la mayoría de los países han informado de un aumento del consumo de cannabis durante la pandemia.

"La menor percepción de los riesgos del consumo de drogas tiene una relación directa con las mayores tasas de consumo, y las conclusiones del informe enfatizan la necesidad de cerrar la brecha entre la percepción y la realidad para educar a los jóvenes y salvaguardar la salud pública", recalcó la directora ejecutiva de la Unodc, Ghada Waly.

 

El impacto socioeconómico de la pandemia

La pandemia por COVID-19 ha generado una conciencia pública sin precedentes sobre la salud y sobre las medidas de protección para mantenerse saludable. Lo que es aún más importante, se ha generado una conciencia de la necesidad de protegernos mutuamente. Hay un creciente sentimiento de comunidad y solidaridad mundiales, así como un deseo común de garantizar la atención sanitaria para todas las personas.

Sin embargo, también ha empujado a más de 100 millones de personas hacia la pobreza extrema y exacerbado el desempleo y las desigualdades. Por consiguiente, los problemas de salud mental crecen en todo el mundo. Este conjunto de factores de riesgo tiene el potencial de estimular un aumento de los trastornos relacionados con el consumo de drogas.

El estudio pone de manifiesto los cambios observados en los patrones de consumo de drogas durante la pandemia, entre ellos, el aumento del consumo de cannabis y el uso no médico de sedantes farmacéuticos. También es probable que los factores socioeconómicos subyacentes contribuyan a acelerar la expansión del mercado de sustancias ilícitas.

El papel de la tecnología

En cuanto a los narcotraficantes, la publicación señala que se han recuperado rápidamente de los contratiempos iniciales causados por las restricciones y los confinamientos impuestos por la pandemia. Más aún: agrega que actualmente están operando de nuevo a los niveles anteriores a la pandemia, impulsados en parte por el mayor uso de la tecnología y los pagos en criptomoneda.

El acceso a las drogas también se ha simplificado más que nunca a través de las ventas en línea, y los principales mercados de drogas en la red de internet oculta (también llamada web oscura) tienen hoy en día un valor estimado de 315 millones de dólares anuales. Las transacciones de drogas sin necesidad de contacto, como, por ejemplo, a través del correo, también están en aumento, probablemente como resultado de la pandemia.

La rápida innovación tecnológica, combinada con la agilidad y la adaptabilidad de los narcotraficantes, que ahora utilizan nuevas plataformas en línea para vender drogas y otras sustancias ilícitas, probablemente incrementará la disponibilidad de las drogas ilícitas.

 

El problema mundial de las drogas acecha a Latinoamérica

El tráfico de cocaína entre Sudamérica y Europa es la segunda mayor ruta del mundo de esa droga y continúa evolucionando, lo que conlleva una mayor competencia entre los grupos de traficantes. Esa competencia termina por elevar la calidad de la sustancia y reduce los precios, lo que agrava el daño causado por la droga en Europa.

La fabricación de cocaína se vio interrumpida al inicio de la pandemia, pero repuntó a su nivel habitual poco después. No obstante, el ritmo al que solía aumentar la fabricación fue menor.

También, la superficie de cultivo de la coca disminuyó globalmente el 5 % en 2019, en gran parte debido a la primera caída significativa del cultivo en Colombia en los últimos seis años. A pesar de ello, ese país sigue siendo la mayor fuente de cocaína del mundo, apunta el informe.

El terreno de cultivo se mantuvo estable en Perú y aumentó en Bolivia. La ralentización del incremento del cultivo de coca había hecho suponer que en los años siguientes se produciría una caída en la tasa de fabricación de cocaína. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 y sus consecuencias socioeconómicas podrían aumentar la vulnerabilidad de los agricultores y crear incentivos para que sigan produciendo hoja de coca, advierte el estudio.

 

Tendencias positivas

El aumento del uso de la tecnología durante la pandemia también ha generado innovación en los servicios de prevención y tratamiento de la drogadicción, a través de modelos más flexibles de atención sanitaria, como la telemedicina, que permite a profesionales de la salud ampliar su alcance y prestar cuidados médicos o preventivos a más pacientes. El informe también encontró que los dos opioides farmacéuticos utilizados para tratar a las personas con trastornos por consumo de opioides, la metadona y la buprenorfina, se han vuelto más accesibles.

 

Con vistas a futuro

"Las drogas cuestan vidas. En una época en la que la velocidad de la información supera a menudo la velocidad de la verificación, la pandemia del COVID-19 nos ha enseñado que es crucial cortar el ruido y centrarse en los hechos, una lección que debemos tener en cuenta para proteger a las sociedades del impacto de las drogas", dijo la directora ejecutiva de la Unodc.

La presentación del Informe Mundial sobre las Drogas 2021 tuvo lugar en vísperas al Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, celebrado cada 26 de junio. El tema este año de la campaña liderada por la Unodc es "Hablemos de drogas, la información salva vidas" y tiene la intención de lograr un mundo libre de drogas.

 

Cifras clave

  • Entre 2010 y 2019, el número de personas que consumen drogas aumentó el 22 %, debido en parte al aumento de la población mundial;

  • Aproximadamente 200 millones de personas consumieron cannabis en 2019, lo que representa el 4 % de la población mundial;

  • El número de consumidores de cannabis ha aumentado casi el 18 % en la última década;

  • Se estima que 20 millones de personas consumieron cocaína en 2019, lo que corresponde al 0,4 % de la población mundial;

  • Aproximadamente 50 000 personas murieron por sobredosis de opioides en Estados Unidos en 2019, más del doble de la cifra de 2010. El fentanilo y sus análogos están implicados en la mayoría de estas muertes;

  • El número de nuevas sustancias psicoactivas (NSP) detectadas a nivel mundial se ha estabilizado en los últimos años en algo más de 500 sustancias (541 en 2019), mientras que el número real de NSP identificadas por primera vez a nivel mundial disminuyó de 163 a 71 en el período de 2013-2019.

drogas onu organizacion naciones unidas informe