Pueblos originarios: “Una de las cosas que ha hecho la colonización es hacernos sentir que no podemos”

Lo afirmó Érica Nievas, la primera mujer con rol de autoridad ancestral en la comunidad lavallina de Lagunas del Rosario. En el marco del Día Internacional de la Mujer Indígena, habló sobre el fortalecimiento de los roles, el trabajo cotidiano y los principales desafíos en el pueblo huarpe.

Sociedad

Like a las 10

Pueblos originarios

Señal U

Unidiversidad

Publicado el 06 DE SEPTIEMBRE DE 2022

Érica Nievas cumple un rol de autoridad. En julio de 2019 fue elegida "omta" (autoridad ancestral) de la Comunidad de Lagunas del Rosario. Contó que luego designaron, en otro grupo, a otra mujer. En el Día Internacional de la Mujer Indígena, aseguró, deben fortalecer su rol dentro de las comunidades: “Que se animen a ocupar espacios de poder, de decisión, y que puedan participar y sentir que pueden, porque una de las cosas que ha hecho la colonización con nuestros pueblos originarios es sentir que no podemos”.

Meses después de asumir el rol de cacica comenzó la pandemia por COVID-19 y su posición “ha sido bastante difícil”, manifestó. Principalmente, se debe a que las reuniones son la forma organizativa en su comunidad y, con el aislamiento, no se podían llevar a cabo. Tenían que tomar, en ese contexto de emergencia, algunas decisiones importantes como, por ejemplo, la suspensión o no de las fiestas patronales.

El trabajo posterior tuvo que ver con concientizar sobre la inmunización y garantizar el acceso de las personas, ya que “las comunidades son bastante reticentes a todo lo que es la vacunación”. Sin embargo, lo considera un objetivo bastante logrado: fue muy poca la gente afectada por el coronavirus.

En la actualidad, su trabajo se enfoca en distintos reclamos. Por una parte, tienen la necesidad de arraigar a las familias de la comunidad y necesitan caminos en buen estado para poder entrar o salir de la zona en la que viven. Por otra parte, la sequía, asegura Nievas, afecta particularmente a las comunidades huarpes lavallinas: “No tenemos derecho al recurso hídrico del río Mendoza”. La desertificación avanza sobre sus territorios y les impide vivir de la crianza de ganado caprino o bovino, que es la última opción que les queda. 

“[La sequía] está afectando mucho la permanencia de nuestros jóvenes y de la gente en el lugar porque no hay recursos para poder sustentarse, entonces tienen que salir a trabajar en otros lugares”, lamenta.

Es un trabajo cotidiano que demanda mucho tiempo y esfuerzo. Tienen que hacer aguadas, “que son pozos para que puedan sacar agua y darles a los animales”. Diariamente, hacen foco, además, en el turismo y en la economía social.

El aprendizaje y la transmisión de conocimientos ocupan un lugar importante. Tienen un nexo con la Universidad Siglo XXI y la mayoría de las que aprovechan esa oportunidad de estudiar una carrera mediante una beca son mujeres. Hay otras necesidades de formación que no tienen que ver con lo académico, sino con lo cultural y la transmisión de saberes sobre arte que se conservan hacia adentro de las familias. Por eso, también trabajan en coordinación con el municipio de Lavalle para el fomento de las artesanías y la creación de nodos culturales.

mujeres indígenas lagunas del rosario huarpes lavalle