Cuestionan cómo se hace el inventario de glaciares

El abogado de la Asamblea Jáchal No Se Toca, Diego Seguí, denunció que deja fuera a los glaciares que están en Veladero y Pascua Lama. Críticas al Ministerio de Ambiente y al Ianigla. La respuesta de los científicos.

Cuestionan cómo se hace el inventario de glaciares

Imagen del glaciar Calingasta. Foto: M. Castro en www.glaciaresargentinos.gob.ar.

Sociedad Unidiversidad Medio ambiente / por Verónica Gordillo / Publicado el 19 DE SEPTIEMBRE 2016

Los integrantes de la Asamblea Jáchal No Se Toca cuestionaron la metodología de elaboración del Inventario Nacional de Glaciares por entender que viola la ley y no contempla los cuerpos de hielo ubicados en las zonas de los proyectos mineros Veladero y Pascua Lama. Así lo confirmó el abogado de los autoconvocados, Diego Seguí, quien dijo que presentarán una denuncia judicial contra el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable y el Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla).

El cuestionamiento central de la asamblea sanjuanina es que en el inventario están incluidos sólo los glaciares de una hectárea de extensión en adelante, lo que deja fuera los de menor superficie, y que justamente dentro de esta categoría están los ubicados en la zona de los proyectos Veladero (donde ya se produjeron dos derrames de agua cianurada) y Pascua Lama. Creen que esto tendrá graves consecuencias, porque la Ley 26639 prohíbe la exploración y explotación minera e hidrocarburífera en glaciares y ambientes periglaciares.

Del otro lado, el director del Instituto con sede en Mendoza, Fidel Alejandro Roig, explicó que para realizar el inventario siguen un manual de procedimiento científico que respeta criterios universales en la materia.
 

Proteger un recurso vital

El 30 de septiembre de 2010 se aprobó en el Congreso la Ley 26639, que prevé el Régimen de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares del Ambiente Periglacial. Su objetivo es la preservación de estas reservas estratégicas de recursos hídricos.

En el artículo 5 de la norma se prevé la realización del inventario de glaciares y del ambiente periglacial y se designó al Ianigla como el órgano científico responsable de realizarlo, siempre con la coordinación de la autoridad de aplicación, que es el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Disponer de esta información es vital para que Argentina sepa con qué recursos cuénta y cuáles son las zonas que debe proteger.

En el artículo 6 se detallan las actividades prohibidas en las zonas estudiadas para evitar que afecten su condición natural o que interfieran en su avance. Se incluyó la construcción de obras (salvo las necesarias para la investigación científica y la prevención de riesgos), la exploración y explotación minera e hidrocarburífera y la instalación de industrias.

El exdirector del Ianigla, el científico Ricardo Villalba, fue y es uno de los impulsores y defensores de la ley. Y en sus exposiciones siempre resaltó que no se trata de una norma antiminera, sino que protege un recurso estratégico para la vida de las actuales y las futuras generaciones.

Los expertos del Ianigla realizaron un manual de procedimiento científico que fue aprobado y que los guía en la elaboración del inventario, que no es otra cosa que el mapa de los cuerpos de hielo existentes en todo el país, con un detalle de sus características. La realización de este muestreo es el primer paso que contempla la ley, ya que luego prevé monitorear todos los glaciares y las zonas circundantes.

El proceso desde que los científicos realizan el inventario y la información se publica en el sitio del Inventario Nacional de Glaciares es largo. El Ianigla entrega los informes al Ministerio de Ambiente, este los envía al Instituto Geográfico Nacional (que certifica todo lo relacionado con la cartografía) y a la Cancillería si los cuerpos de hielo están en zonas limítrofes con Chile. Luego la información vuelve al Ministerio, los técnicos la evalúan, regresa al Ianigla para ajustar los datos y finalmente es el Ejecutivo quien decide la publicación.

El Ianigla comenzó el relevamiento en 2012 y la tarea ya está terminada al 90 %, pero en la página web del Ministerio sólo está publicado el 20 % de lo realizado. Son los detalles de los cuerpos de hielo ubicados en nueve cuencas: seis de Mendoza, dos de San Juan y uno de Santa Cruz.
 

Los cuestionamientos

El abogado de la Asamblea Jáchal No Se Toca, Diego Seguí, dijo que el inventario de glaciares, tal como está elaborado, viola la ley que le dio origen, ya que la misma prevé que se incluyan todos los cuerpos de hielo y no sólo los que tienen más de un kilómetro.

Seguí explicó que, con los parámetros actuales, los científicos dejaron fuera del inventario los glaciares que están en la cuenca donde se asientan los proyectos mineros Veladero y Pascua Lama, como el Esperanza, Toro 1 y Almirante Brown o Conconta y la zona periglacial que los circunda. Es decir –señaló– que si no están incluidos, en esos lugares no quedarán prohibidas las actividades mineras, hidrocarburíferas e industriales tal como prevé la ley.

El titular del Ianigla, Fidel Alejandro Roig, explicó que para hacer el inventario de glaciares siguen un protocolo y que existe una razón estrictamente científica para incluir sólo los glaciares de más de una hectárea. Y desestimó cualquier acusación de connivencia con una empresa o gobierno.

Roig explicó las razones científicas. El inventario se realiza en dos etapas: la primera se concreta en el laboratorio donde reconocen y mapean los glaciares, tanto los descubiertos como los cubiertos, sobre la base de las imágenes satelitales que les provee la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conea). Dijo que esas imágenes tienen un límite de resolución que sólo les permite determinar las superficies desde 1 hectárea en adelante. La segunda etapa es la validación en campo del mapeo que realizaron, es decir que los científicos viajan a zonas que en la mayoría de los casos son de difícil acceso, para medir y analizar con equipos adicionales el cuerpo de hielo.

Roig está convencido de que la base de las dudas es la falta de información. Por eso, aunque no es su tarea, solicitaron al Ministerio de Ambiente que agilice la publicación de lo relevado.

“Muchas de las dudas y los cuestionamientos que hay sobre el relevamiento, las áreas y el modo en que se están relevando surgen porque los datos no están publicados. Esto escapa a nuestra voluntad, aunque hemos mantenido un encuentro para que el Ministerio de Ambiente agilice la publicación”, argumentó.

En el mismo sentido, el coordinador del inventario, Gustavo Costa, explicó que todo el relevamiento en San Juan –incluidas las zonas donde están los emprendimiento Veladero y Pascua Lama– está concluido por parte del Ianigla y a la espera de publicación. Y aseguró que una vez que esa información sea pública, muchas de las dudas y los cuestionamientos que tienen distintas comunidades se disiparán.

glaciares | inventario | veladero | ianigla | científicos | ambiente