Más del 70 % de la población argentina tuvo una dieta regular o baja en la cuarentena

Las comidas con harinas muy refinadas y azúcares fueron algunos de los alimentos más consumidos. A la vez, menos del 9 % de la sociedad logró llegar a una dieta sana.

Más del 70 % de la población argentina tuvo una dieta regular o baja en la cuarentena

Foto: Fedecom

Sociedad Unidiversidad Efecto cuarentena / por Unidiversidad / Publicado el 15 DE OCTUBRE 2020

Hasta antes de la crisis de la COVID-19, la situación socioeconómica y socioalimentaria de la Argentina era difícil. La pobreza por ingresos se comenzó a “infantilizar” de manera creciente y en 2019 se reportó una tasa de inseguridad alimentaria del 22,1 %, mientras que el 9,3 % padeció inseguridad alimentaria severa. Sin embargo, la pandemia y el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) complejizaron aún más la situación. En este sentido, un informe realizado por International Food Policy Research Institute (IFPRI) y el Observatorio de la Universidad Católica Argentina destacó que más del 70 % de la población argentina tuvo una dieta regular o baja durante la cuarentena.

“Respecto de la calidad total de la dieta, menos del 9 % de la población general logró el mejor resultado, mientras que algo más del 70 % de la población en general y el 76,4 % entre desocupados y trabajadores informales, registraron puntajes globales de la dieta entre regular y bajo”, expresa el Informe.

El 80% de la población subió de peso durante la cuarentena

Según una encuesta de la Sociedad Argentina de Nutrición, 8 de cada 10 argentinos subió de peso durante la cuarentena. El encierro, la poca actividad física y no dormir adecuadamente son algunas de las causas.

Las mayores brechas de consumos saludables ocurrieron en las legumbres, frutas, hortalizas no feculentas, lácteos (en especial yogur) y carnes frescas (en ese orden). En cuanto a los productos de baja densidad de nutrientes, las brechas de exceso de consumo son casi idénticas entre alimentos con harinas muy refinadas y azúcares.

Los datos obtenidos muestran un avance de la inseguridad alimentaria, medida como carencia de las calorías necesarias para llevar adelante una vida activa. También se refleja en la calidad de la dieta relacionada, ya que, por una parte, existen deficiencias en vitaminas, minerales y micronutrientes esenciales y, por otra, se aumentan los porcentajes de sobrepeso y obesidad.

“La pandemia ha agravado los problemas estructurales de un sistema socioeconómico desigual y estancado desde hace varias décadas. En lo que hace a los problemas alimentarios, el resultado más probable es de un mayor deterioro, no solamente en los sectores de pobreza estructural, sino también en grupos de nuevos pobres”, destaca el informe.

A su vez, la investigación pone en relieve las políticas alimentarias que buscaron, durante la cuarentena, mitigar el impacto del desempleo y la situación económica. Sin embargo, remarca: “Ni el diseño nutricional de programas ni el equilibrio en la oferta alimentaria han sido un objetivo priorizado en el marco de la COVID-19”.

La obesidad, un problema para Mendoza

Cada 16 de octubre se conmemora el día Mundial de la Alimentación, y en nuestro país, la situación es alarmante. Durante septiembre se publicaron los últimos datos de la Segunda Encuesta Nacional de Nutrición y Salud , la cual arrojó un importante número de personas con obesidad.

“Sin duda, los programas de apoyo al empleo, control de precios, protección social y asistencia alimentaria, emprendidos durante la emergencia sanitaria, ayudaron a amortiguar el impacto de la actual crisis sobre el consumo y las necesidades básicas de las familias, pero ellos no son suficientes para compensar la fuerte retracción económica y su impacto sobre la seguridad alimentaria y nutricional. La falta de articulación entre los diagnósticos y recomendaciones de los especialistas y las áreas sanitarias y las respuestas sociales o económicas es una asignatura aún pendiente”, expresan los resultados de la investigación.

covid | alimentación | problemas | azúcar | obesidad | sobrepeso | argentina | informe | pobreza