Cien acciones contra la trata de mujeres, niños y niñas

Cómo se trabaja en el Comité Ejecutivo de lucha contra la Trata de Personas para terminar con este flagelo y su impacto a escala global.

Sociedad

Atardecid@s

Trata de personas

Señal U

Unidiversidad / Fuente: Argentina.gob.ar

Publicado el 24 DE SEPTIEMBRE DE 2021

A nivel mundial, se estima que alrededor de 1,8 millones de personas pueden ser víctimas de explotación sexual y tráfico de personas, delito que, en rentabilidad y magnitud, es equiparable al tráfico de drogas y de armas, y consiste en una violación de los derechos humanos. La elección de la fecha no es arbitraria: el 23 de septiembre de 1913 se promulgó en nuestro país la primera ley en el mundo contra la prostitución infantil, la 9143, conocida también como “Ley Palacios” porque fue redactada e impulsada por el diputado socialista Alfredo Palacios.

Andrea Bouzo, delegada de la regional Cuyo del Comité Ejecutivo de lucha contra la Trata de Personas, dialogó con Atardecid@s y destacó la importancia de darle visibilidad a esta problemática, así como concientizar sobre este flagelo y su impacto a escala global.

“La trata de personas constituye una problemática compleja que involucra no solo la explotación sexual, sino también las actividades delictivas asociadas con prácticas esclavistas, trabajo forzado y múltiples violaciones a los derechos humanos”.

“El trabajo del Comité Ejecutivo tiene a cargo la elaboración del plan nacional contra la trata, que elige cien acciones que trabajan la prevención, la asistencia a las víctimas, la persecución a las redes delictivas y el fortalecimiento y articulación institucional. Este plan fue elaborado participativamente en conjunto con los cinco ministerios que integran el comité”, continuó.

“Estas cien acciones tienen que ver con tres ejes fundamentales. El primero es profundizar el seguimiento de la ruta del dinero de las redes de trata (tanto laboral como sexual); el segundo se refiere a la restitución de derechos y promover políticas públicas que garanticen la efectiva reconstrucción de un proyecto de vida para las y los sobrevivientes del delito; por último, tratar la articulación con los distintos organismos nacionales y provinciales competentes en trata”, finalizó Bouzo.

 

Explotación sexual, trabajo forzado y esclavitud

El tráfico de personas es un grave delito y una grave violación de los derechos humanos. Cada año, miles de mujeres, niñas y niños caen en las manos de traficantes, en sus propios países y en el extranjero. Prácticamente todos los países del mundo están afectados por el tráfico, ya sea como país de origen, tránsito o destino de las víctimas.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), como garante de la Convención contra el Crimen Organizado Transnacional y los Protocolos al respecto, asiste a los Estados en la aplicación del Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata.

En su artículo 3, este Protocolo, disponible en inglés, define la trata como la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.

trata de personas abusos día internacional 23 de septiembre sociedad actualidad