Mesa Agroalimentaria: potenciar las experiencias de 50 mil familias productoras

La presentación se concretó desde una finca de Mendoza. El objetivo es impulsar un modelo distinto al agroexportador. Cuáles son las propuestas.

Mesa Agroalimentaria: potenciar las experiencias de 50 mil familias productoras

Desde la Mesa buscan impulsar las experiencias productivas que realizan las familias campesinas. Foto: gentileza UST Mendoza

Sociedad Unidiversidad Alimentación / por Verónica Gordillo / Publicado el 09 DE JUNIO 2021

No es teoría, es práctica. Con base en esa experiencia, un grupo de organizaciones campesinas puso en marcha desde una finca mendocina la Mesa Agroalimentaria Argentina, un espacio que busca impulsar y fortalecer lo que hacen desde hace años: producir alimentos de calidad y sin agroquímicos, comercializarlos a precios justos y hacer realidad el doble objetivo de que las familias puedan vivir con lo que producen y –al mismo tiempo– reducir la enorme cantidad de personas que padecen hambre en el país.

La Mesa, conformada por La Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Tierra (UTT), el Movimiento Nacional Campesino Indígena Somos Tierra (MNCI ST) y la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe), será un ámbito de propuesta y discusión. Un espacio para impulsar un modelo distinto al agroexportador, con familias que viven y producen en el campo.

 

Con la base de la experiencia

Natalia Manini, integrante de la UST Mendoza, dijo a Unidiversidad que la conformación de la Mesa es un paso más para visibilizar y potenciar el trabajo que realizan las 50 mil familias que integran organizaciones en todo el país. Expresó que también será un espacio para discutir el  modelo agropecuario nacional, hoy extractivista y concentrado en pocas manos que manejan desde las semillas hasta la comercialización, o uno que potencie el trabajo de quienes viven y producen en el campo, que permita agregar valor y comercializar alimentos sanos.

Manini contó que la Mesa no se conformó con una suma de voluntades teóricas, sino con organizaciones con experiencias concretas que era necesario potenciar. Solo como un ejemplo, la UST en Mendoza está integrada por familias campesinas de distintos departamentos que cultivan, que agregan valor a los productos,  que los comercializan y que hace dos meses abrieron el Almacén Campesino en la Ciudad.

Hace dos meses, la UST abrió el Almacén Campesino, ubicado en Coronel Plaza 421 de Ciudad. Foto: gentileza UST Mendoza

 

El otro campo

La productora aseguró que existe “otro campo” que es necesario potenciar y que está lejos del modelo que solo exporta granos. Dijo que el campo profundo está formado por familias de todo el país que producen las frutas y verduras, los pollos, los chanchos, los lácteos, las artesanías que llegan a los hogares argentinos, pero que al mismo tiempo padecen problemas estructurales, como falta de acceso a bienes básicos como la tierra y el agua.

“Nuestra intención es seguir generando propuestas para potenciar desde el Estado este modelo agropecuario, con gente que se pueda quedar a vivir en el campo, que pueda agregar valor, que ofrezca productos sanos, ya que trabajamos fuertemente en la producción agroecológica”, explicó.

 

Las propuestas

Manini comentó que la idea es continuar trabajando en propuestas que se transformen en políticas públicas; entre ellas, fortalecer a las familias campesinas, impulsar proyectos de valor agregado, como los de dulces o salsas, que generan trabajo, circuitos cortos de comercialización, la creación de mercados de cercanía y la promoción de ferias, entre otros. La integrante de la UST marcó otro desafío: adecuar las leyes a la medida del “otro campo”. Explicó que, por ejemplo, muchas normas, como el Código Alimentario o incluso medidas tributarias y crediticias, están hechas a medida de las grandes empresas, por lo que se transforman en herramientas inalcanzables para las familias productoras, lo que les imposibilita desde acceder a un crédito hasta cumplir con las exigencias para la comercialización de lo que producen.

“Tenemos vocación de participación, no somos organizaciones que se quejen y al momento de participar no lo hagamos. Tenemos la voluntad, pero creemos que los esfuerzos que el Estado está haciendo no son suficientes. Hay que revertir la situación en la que está el país y la expectativa es que la Mesa sea una herramienta más para lograr ese objetivo”, expresó.

Manini aseguró que existen muchas líneas de acción para trabajar, aunque hoy el acento esté puesto en la necesidad de producir alimentos para la gran cantidad de población que vive en situación de pobreza. Por ejemplo, comentó, otra necesidad es desarrollar propuestas para revertir el bajo consumo de frutas y hortalizas, con especial atención en la niñez, segmento en el que esa tendencia se profundiza.