Claves para el riego en la huerta hogareña: mantener la humedad, pero sin saturar

Desde Irrigación y el INTA, armaron un curso para aportar herramientas y lograr una correcta irrigación de los cultivos.

Claves para el riego en la huerta hogareña: mantener la humedad, pero sin saturar

Foto: INTA

Sociedad Unidiversidad Medio ambiente / por Unidiversidad / Publicado el 04 DE MAYO 2021

Las huertas hogareñas y urbanas son una tendencia que crece en todo el mundo y Mendoza no es la excepción. Las propuestas de esta práctica, que van desde la inclusión de la horticultura en los programas educativos hasta el desarrollo de huertas comunitarias en medio de la ciudad, dan cuenta de la agricultura como una tendencia que se multiplica.

Una de esas propuestas es la que brinda el Área de Agua y Mujer, del Departamento General de Irrigación, que tiene como objetivo visualizar el rol de la mujer y propiciar su participación para alcanzar el desarrollo sostenible a partir del uso del agua en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. En esta oportunidad, este Departamento y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) llevarán a cabo, este miércoles 5 de mayo, un ciclo de charlas educativas sobre las huertas hogareñas, el rol de la mujer en esta tarea, la importancia del riego en estos cultivos y del cuidado del agua como recurso valioso de Mendoza.

“En noviembre de 2020, Irrigación comenzó con el programa 'Agua y Mujer' . En este sentido, a partir de mayo se inicia un ciclo de charlas donde se tratarán distintos temas que son útiles para la mujer, el agua y su relación en la gobernanza con los recursos naturales”, expresó María Teresa Badui, jefa de Gabinete de Irrigación en dialogo con Unidiversidad.

La funcionaria sumó: “Este miércoles a partir de las 18.30, se iniciará este ciclo con la charla sobre huertas hogareñas y su relación con la economía del cuidado, donde la mujer conoce y donde lamentablemente destina muchas más horas que el hombre; donde, en el ámbito rural, el 80 % de las mujeres están dedicadas a la producción de alimento; donde en Argentina se desperdician 37 kilos de alimentos por día por argentino, entre otros. Por eso, en este contexto, se busca concientizar, que vean esta charla como un vector de desarrollo, generador de conciencia sobre la alimentación como del cuidado del agua”, detalló Badui.

En ese sentido, la charla tendrá como invitadas a tres ingenieras: Laura Lafalla, del INTA, que hablará sobre la puesta en marcha de huertas en los hogares. De Irrigación, la charla contará con la presencia de las ingenieras Julieta Ferrer y Elisa Indiveri, que darán consejos sobre la eficiencia del agua, el riego en huertas y el desempeño de la mujer en esta actividad.

La importancia del riego en plantas de cultivo

En un adelanto de lo que será el inicio de este ciclo de charlas, este portal indagó sobre la eficiencia de riego en esta práctica de autosustento. Según Baudi, el riego de las plantas es uno de los aspectos clave a la hora de cultivar un huerto. “El riego en la huerta siempre resulta un tema de importancia ante condiciones climáticas extremas, pero también es una herramienta que se puede utilizar para incrementar el rendimiento de la producción”, expresó.

Agregó: “Mantener la humedad sin saturar es casi siempre lo que se hace cuando no llueve lo necesario, y otras veces cuando un cultivo especial así lo necesite. Con el riego, podemos incrementar el rendimiento de la huerta hasta el 30 %. Es importante saber que cuanto mejor conozcamos la cantidad de agua que necesita el cultivo, mejor vamos a aprovechar el agua de que disponemos; ahorramos así agua y dinero. De eso se trata la charla de este miércoles”, detalló.

Entonces, ¿cuánta agua necesitamos para regar? “Durante los meses de noviembre, diciembre, enero y febrero, nos encontramos con temperaturas elevadas que provocan que la cantidad de agua se evapore del suelo y que la planta transpire. Entonces, es probable que las plantas sean sometidas a condiciones de estrés hídrico que afectan el rendimiento del cultivo. Pero, como todos conocemos, cuando llueve no es necesario regar, entonces hay que tener en cuenta que lo que no regamos ese día lo podemos sumar a los días siguientes. Pero ¡ojo!, la cantidad de agua que la planta necesita no es la misma durante todo su ciclo de vida; cuando son plantines y cuando ya están para cosechar, es un poco menos, casi el 20 %. En una planta adulta y con frutos, a la hora de regar, lo mejor es hacerlo por la mañana, ya que se así se minimiza la evaporación. En primavera y verano, se necesitará una mayor cantidad de agua”, completó Badui.

 

Tipos de riego para el huerto y sus ventajas

1. Riego por goteo

Es quizás uno de los tipos de riego más usados en los huertos, en parte por su comodidad, ya que, si se tiene un programador de riego en la toma de agua, no se tendrá preocupación por perder el tiempo regando ni por cuándo hacerlo, el programador lo hará por usted. Además, es un método que usa de forma eficiente el agua, sin malgastarla.

Por otro lado, el riego por goteo evita la incidencia de enfermedades producidas por hongos, ya que solo humedece la parte del suelo que nos interesa, donde están las raíces, y no moja las hojas ni el resto de la planta.

2. Riego por surcos

Es uno de los tipos de riego más tradicionales, aunque el uso del agua es mucho menos eficiente. Se gasta más para regar lo mismo, pero no deja de ser eficaz. El agua llega bien a las raíces, ya que se mantiene mojando la tierra cercana a ellas.

 

3. Riego por aspersión y microaspersión

Moja la parte aérea de las plantas. En este método hay que tener cuidado con los hongos, pero es interesante en la lucha contra algunas plagas como los trips, ya que a estos insectos les resulta molesta el agua cayendo sobre ellos y abandonan las plantas.

El sistema es ligeramente más complejo que el de goteo y, por tanto, algo más caro. La cantidad de agua que se utiliza con este método es mayor, pero sigue habiendo un ahorro de agua frente a otros tipos de riego, como el de surcos.

El sistema de microaspersión es una variante del riego por aspersión. Las cortinas de agua que son expulsadas por los aspersores no tienen un alcance tan grande, por lo que gasta menos agua para conseguir lo mismo. Es perfecto para el huerto, puesto que las hortícolas tienen poco volumen, por lo que los microaspersores serán suficientes.

También el riego por difusión es muy similar, con la diferencia de que las gotitas de agua propulsadas son mucho más pequeñas. Es como una nebulización, lo que hace que la humedad del ambiente de la planta sea mayor. Puede ser interesante para aquellos cultivos que requieran altos niveles de humedad.

 

Consejos de siembra

  • Determinar el espacio disponible para realizar la huerta: puede ser desde un terreno grande en el jardín hasta una maceta en el balcón. Lo importante es que al menos le dé el sol durante 5 horas;

  • Si se tiene un espacio chico y se opta por macetas, tarros o cajones, estos deben tener una profundidad mínima de 40 centímetros para permitir el desarrollo de las raíces. Además, se debe asegurar que tengan un buen drenaje agujereando el fondo y colocando los recipientes sobre ladrillos;

  • Realizar siembras escalonadas. A modo de ejemplo, se hace una siembra cada 15 o 20 días y así se repite varias veces. De esta manera, se tendrá plantines para trasplantar, mientras se va consumiendo los productos a lo largo de la temporada.

 

¿Qué sembrar según la estación del año?

Al momento de planificar una huerta en casa, se debe tener en cuenta que cada hortaliza tiene su época de desarrollo. Ahora que comenzó el otoño y se viene en unos meses el invierno, según los especialistas, es un buen momento para sembrar las siguientes: ajo, arveja, brócoli, cebolla, coliflor, espinaca, escarola, radicheta, ajo puerro y repollo. En primera/verano, conviene sembrar otras especies: albahaca, pepino, batata, berenjena, calabaza, papa, tomate, zapallo y zapallito. Ahora, para cualquier época del año, podemos optar por acelga, apio, lechuga, perejil, rabanito, remolacha y zanahoria.